Caminando en medio del mar

por | agosto 24, 2016

Caminando en medio del mar

por Enrique Monterroza

La mayoría de nosotros esperamos milagros de Dios en nuestra vida, nuestra familia o en personas a quienes estimamos. Estoy seguro que una gran parte de los que ahora me leen tienen una petición de esas que creemos casi imposibles y que solo esta en las manos de Dios cumplirla.

Y es que a veces queremos que Dios haga todo el trabajo, sin darnos cuenta que en ocasiones, Dios proveerá los medios para llevar a cabo ese milagro que esperamos, pero dependerá de nosotros el dar los pasos necesarios para que ese milagro se concrete.

Y es que el valor y la fe que mostremos serán de gran ayuda para ver lo que para nosotros era imposible de ver.

Cuando Moisés saco a los israelitas de Egipto, poco después Faraón envió a su ejercito tras ellos para traerlos devuelta como esclavos. Cuando los israelitas vieron que el ejercito egipcio se acercaba, comenzaron a quejarse contra Moisés diciéndole el porque los había traído, que era mejor ser esclavos en Egipto que cadáveres en el desierto.

Sin embargo Dios siempre tiene un plan maravilloso, Él jamás mueve una pieza si no sabe todo lo que puede pasar y como poderlo solucionar.

Dios le dio unas instrucciones a Moisés: “Luego el Señor le dijo a Moisés: «¿Por qué clamas a mí? ¡Dile al pueblo que se ponga en marcha! Toma tu vara y extiende la mano sobre el mar. Divide las aguas para que los israelitas puedan pasar por en medio del mar, pisando tierra seca. Yo endureceré el corazón de los egipcios y se lanzarán contra los israelitas. La grandeza de mi gloria se manifestará por medio del faraón y de su ejército, sus carros de guerra y sus conductores. Cuando mi gloria se exhiba por medio de ellos, ¡todo Egipto verá mi gloria y sabrán que yo soy el Señor!».” Éxodo 14:15-18 (Nueva Traducción Viviente). Me llama la atención que Dios le dice: “¿Por qué clamas a mí?”, y es que ¿A quien más iba a clamar?, luego Dios le dice: “¡Dile al pueblo que se ponga en marcha!”, en pocas palabras: ¡Hagan su parte!, porque Él haría la suya.

Dios cuido a los israelitas todo el tiempo, colocando su nube detrás y no permitiendo que los egipcios se acercaran. Luego cuando estuvieron frente al mar rojo, en donde no había mas camino que transitar, Moisés obedeció las instrucciones que Dios le había dado: “Luego Moisés extendió la mano sobre el mar y el Señor abrió un camino a través de las aguas mediante un fuerte viento oriental. El viento sopló durante toda la noche y transformó el lecho del mar en tierra seca. Entonces el pueblo de Israel cruzó por en medio del mar, caminando sobre tierra seca, con muros de agua a cada lado.” Éxodo 14:21-22 (Nueva Traducción Viviente).

Hasta este momento de la historia, Dios estaba haciendo su parte, era un milagro sorprendente, algo nunca antes visto, algo maravilloso que de tan extraordinario podría hasta dar miedo.

La parte de Dios estaba hecha, el milagro estaba servido, ahora era el turno del pueblo de Israel, ahora les tocaba su parte. Y es que transitar en medio del mar no es fácil, caminar y ver a sus lados dos muros de agua, ¿Qué tal si el viendo dejaba de soplar y los muros de agua volvían a la normalidad?, cada paso de los israelitas en medio de esa tierra seca, era un paso de fe, eran pasos que solo hombres o mujeres que tuvieran la confianza plena en que Dios no los iba a dejar ahogarse o morir podían dar.

Yo me imagino caminando en medio de ese pasillo de tierra seca, pero con dos muros gigantes de agua, sinceramente era para tener mucho miedo, era como para no confiarse, sin embargo es allí en donde debemos poner en practica nuestra parte en el milagro que Dios quiere hacer en nuestra vida.

A veces Dios pone totalmente servido nuestro milagro y lo único que nosotros tenemos que hacer es caminar por fe para que ese milagro se concrete, pero en muchas ocasiones no tenemos ni la intención de caminar en medio de ese milagro, sino que queremos dejarle todo a Dios y luego cuando no vemos nuestro milagro cumplido le terminamos echando la culpa a Él, como que si Él no hubiera hecho su parte.

Hoy quiero invitarte a hacer tu parte en el milagro de Dios, estoy seguro que Dios se querrá manifestar en tu vida, estoy seguro que Él utilizara su creatividad y su poder ilimitado para obrar a tu favor, para ponerte servido tu milagro, pero se necesitara de tu VALOR y de tu FE para que veas cumplido ese milagro, ¿Estas dispuesto?

Es hora de caminar en medio de ese mar, es hora de no permitir que nuestros pensamientos de incredulidad nos eviten caminar por fe en medio de esos dos muros de agua. Dios ya sirvió el milagro, ahora es nuestro turno de caminar con VALOR y FE en medio de esas dos murallas de agua que humanamente dan mucho miedo, pero que si ese viento que las detiene proviene del Señor, entonces: ¡No hay nada que temer!

Camina por fe, créele a Dios, haz tu parte, porque Dios sin lugar a dudas hará la suya. Hoy es un día para que te apropies del milagro que Dios ya comenzó a hacer en tu vida, Dios esta sirviéndote el milagro, ahora tú toma valor y ten mucha fe en Él, y ¡CAMINA!

¡Dios te cuidara siempre que camines en medio del mar!

Escrito el 10 de Julio de 2012

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

11 pensamientos en “Caminando en medio del mar

  1. lucila murillo rivas

    Seguire avanzando no me detendre hasta que la palabra que EL me dio un dia hace muchos años se cumpla a traves de mi vida EL me dijo a traves de su siervo que yo tenia un CORAZÓN muy dispuesto para DIOS y que EL haria grandes cosas en mi VIDA el cumplir de esta palabra a sido lento pero seguro y firme y seguire esperando en EL en FE y en AMOR hasta ver el cumplimiento pleno y TOTAL de esta palabra porgue como EL dice es su vendicion la que enriqueze y no añade tristeza con ella y yo no guiero mas tristezas en mi VIDA porque hasta agui EL ESPIRITU SANTO me a dado las fuerzas para vencer y superarlas todas y se que lo seguira haciendo hasta que mi CRISTO venga si no me a mandado ir a su SANTA presencia antes de su VENIDA. gracias hermano ENRIQUE lindo mensaje me da mucha fuerza para sequir AVANZANDO.

  2. Uriel

    Hermano, el Señor lo está utilizando y en medio del mar estoy caminado con mucha fe, con seguridad haciendo mi parte, haciendo nuestra parte con mi familia. El Señor terminara con esto que pasamos, él lo sabe y nosotros también.

  3. MARIA AUXILIADORA

    Mi saludos y respeto! estoy comenzando mi camino en medio de ese mar en busca de mi milagro con valor y fe . EL SEÑOR LO BENDIGA GRANDEMENTE

  4. mayer estrada

    A,mi Dios gracias por seguirlo utilizando grandemente, y así poder ser ese puente para que todos aquellos que estamos allí queriendo crusar ese gigantesco mar ,no sabemos que hacer y estamos allí estancados sin saber como hacer y qué hacer ,Gracias de nuevo Sr Enrique por esa linda porción créalo que las leí en el más preciso momento que la Gracia de. Nuestro Padre Dios lo continúe bendiciendo enormemente.cuidese,Chao

  5. Edgar Andino

    Dios le bendiga hermano Enrique no se imagina como esa palabra me a levantado y me a puesto en marcha e estado un poco angustiado por las cosas que me han estado pasando pero mi milagro esta servido y esa palabra me devolvio las esperanzas y estamos en marcha nuevamente,tal vez viendo lo peor,esperando lo mejor. Dlbm.

  6. luz elena mayor gutierrez

    Dios que no pierda mi fe por mas duro y tenebroso que sea mi camino , alúmbralo y déjame ver lo hermoso y los milagros que tu mi gran Señor tienes para mi …Amen
    que el señor lo siga utilizando para que ayude a otros a encontrar el camino correcto ….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *