Cansado de ser el mismo

por | julio 17, 2016

Cansado de ser el mismo

por Enrique Monterroza

Isaac tomo por mujer a Rebeca, pero Rebeca era estéril, no podía concebir hijos, sin embargo Isaac oro a Dios y el Señor le concedió su petición, por lo que Rebeca quedo embarazada y tuvieron unos gemelos llamados Esaú y Jacob, la Biblia cuenta que desde el vientre estos dos hermanos peleaban(Génesis 25:22), sin embargo Dios le hablo a Rebeca y le dijo:  “y le respondió Jehová: Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor servirá al menor.” Génesis 25:23.

Desde el mismo nacimiento estos dos gemelos traían consigo algunos detalles, por ejemplo, el primero en nacer fue Esaú, sin embargo tomado del talón de Esaú venia Jacob, quien de alguna forma se tomo del  talón de su hermano al nacer, algo fuera de lo normal.

La mayoría de personas hemos escuchado que el nombre de Jacob significa: “Usurpador”, pero realmente es difícil pensar que unos padres le pondrían “Usurpador” a su hijo, el significado real del nombre Jacob es: “Sostenido por el talón” o “El que toma del talón”, pero su vida, sus hechos, lo que hizo, lo llevo a merecerse el sobrenombre de “Usurpador”.

Jacob tuvo una vida un poco difícil en el sentido que no era el preferido de su padre, su padre Isaac amaba mas a Esaú quien era un cazador, un hombre de campo, sin embargo Jacob era un hombre de casa, la Biblia dice: “Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a Jacob” Génesis 25:28.

Quizá el mismo hecho de no sentirse amado por su padre, hizo que el carácter de Jacob cambiara a tal punto de convertirlo en un usurpador, de esta forma un día que Esaú venia de cazar literalmente muriéndose de hambre, Jacob hizo un trato con su hermano: “dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom. Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura. Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura. Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura.” Génesis 25:30-34.

A pesar que Esaú menosprecio su primogenitura, no era razón para aprovecharse de ello, sin embargo el mismo interés de Jacob de ser quizá amado por su padre lo hizo hacer cualquier cosa por lograrlo. Inducido por su madre Rebeca, Jacob se aprovecho de la ceguera de su padre Isaac para vestirse como Esaú e ir a recibir la bendición que le correspondía a su hermano mayor Esaú, su padre Isaac lo bendijo y al enterarse Esaú decidió vengarse de él después que su padre Isaac muriera.

Fue así como Jacob por consejo de su madre huyo del lugar, y mientras huía llego a un lugar donde durmió y tuvo un sueño de una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. Y allí Dios le dio una Promesa: “he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.” Génesis 28:13-15.

Quizá la vida de Jacob hasta este momento no era la de un “gran siervo de Dios”, sin embargo algo que caracteriza a Dios es que Él no nos ve como toda la gente nos ve, Él tiene ojos de fe para con nosotros, sabe lo que seremos y no solo lo que en este momento somos. Dios estaba dándole una promesa maravillosa a Jacob a pesar que este no había hecho las cosas muy bien.

Jacob llega a la tierra de Labán y se enamora de su hija Raquel, por lo cual después de una intima charla con Jacob decide trabajar siete años a cambio de que Labán le permitiera casarse con su hija menor Raquel. Pero tal parece que Labán era un digno tío de Jacob y engaño a Jacob, ya que cuando se cumplieron los siete años, en lugar de darle a su hija menor Raquel, le dio a la hija mayor Lea sin que Jacob se diera cuenta, sino hasta después de la noche de bodas.

Jacob enojado reclama a Labán, quien le da la excusa que no podía darla a su hija menor antes que a la mayor, pues Lea aun no había conseguido esposo, por lo que Labán hace un nuevo trato que de trabajar para el otros siete años le daría a su hija menor Raquel, Jacob por amor a su amada Raquel decide aceptarlo y trabajo todo el tiempo necesario para casarse con ella.

Cuando Raquel y Jacob tenían once hijos, Jacob decidió regresar a su casa, sin embargo su suegro Labán estaba tan contento de que él estuviera allí que no quería que se fuera, pues entendía que a causa de él Dios lo había bendecido con muchas ovejas y ganados. Hicieron otro trato con Jacob y decidieron que las ovejas manchadas serian de Jacob y las blancas de Labán, así fue como Jacob se las ingenio para hacer que las ovejas mas fuertes tuvieran crías manchadas y se enriqueció en gran manera.

Hasta este punto de la historia podemos ver que Jacob a pesar que seguía siendo el mismo, tenia una promesa de Dios en su vida, su vida había consistido en engaños, había logrado todo lo que tenia a base de tratos y engaños, pero a pesar de todo, Dios había dado una promesa y Él la cumpliría, pero para eso Jacob necesitaba tener un encuentro personal con Dios.

Jacob decide irse de la casa de Labán con todas sus ovejas, ganado, siervos y familia, sin embargo nuevamente Jacob trata de engañar a Labán no diciéndole que se marchaba, después de unas discusiones y arreglos Labán los deja irse y bendice a sus hijas.

Cuando Jacob esta por llegar a su tierra, sabe que se encontrara con su hermano Esaú, aquel a quien había robado su bendición y por quien huyo para no morir en sus manos.

Una noche antes del encuentro con su hermano, después de poner a su familia en un lugar seguro, Jacob estaba solo y se encontró a un varón de Dios con quien lucho hasta que rayaba el alba. (Génesis 32:22-32)

Esta lucha era la mas importante de su vida, Jacob estaba cansado de ser el mismo, estaba cansado de engañar, estaba cansado de usurpar lo que no era suyo, él necesitaba un cambio, por lo tanto lucho con ese varón de Dios por mucho tiempo a tal punto que el varón ya no podía con él: “Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.” (Génesis 32:25-26).

Jacob estaba luchando por su vida, luchando por su futuro, no quería seguir siendo el mismo, quería cambiar, quería algo diferente, necesitaba que Dios cumpliera los planes que le había hecho saber, por eso insistía en que no dejaría de pelear hasta lo que bendijera.

Cuanto necesitamos entender nosotros que debemos de luchar por ya no ser los mismos, por ya no tener esos hábitos que lejos de fortalecernos nos desaniman, esas características que no nos gustan de nosotros mismos, esas cosas de nuestra vida que nos meten en problemas cada vez que cedemos a ellas.

El varón de Dios al ver la insistencia de Jacob y su necesidad de ser bendecido, tuvo a bien preguntarle: “Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.” Génesis 32:27-28.

En ese mismo instante Dios estaba cambiando el nombre de Jacob a Israel, estaba quebrantando todo su pasado y estaba dándole un nuevo presente y un perfecto futuro. Jacob estaba consiguiendo lo que tanto quería, dejar de ser el mismo, y Dios se lo concedió al ver su insistencia.

¿Cuántos de nosotros estamos cansado de ser los mismos?, hablo de esas cualidades que no nos enorgullecen de nosotros, esas cualidades que nos entristecen y que ponemos en acción aun cuando no queremos.

Quizá los últimos días has estado a punto de rendirte al no ver cambios en tu vida, quizá has pensado que nunca vas a cambiar, porque ya paso mucho tiempo y sigues siendo el mismo, con la diferencia que ahora vas a una Iglesia, pero sigues siendo el mismo.

Lo que tu necesitas es encontrarte con Dios, es insistir en su presencia por ese cambio, por esa transformación, no dejar de insistir hasta lograrlo. Jacob lucho con el varón de Dios y a pesar que este le decía que lo dejara, él no lo hacia porque no lo dejaría hasta que lo bendijera, hasta que algo ocurriera.

La actitud de Jacob es la actitud que nosotros deberíamos tener, no rendirnos en la presencia de Dios hasta que Él cambie nuestra vida.

No te canses de luchar, no te canses de insistir, no te canses de buscar el cambio, lo encontraras si no desmayas, Dios te cambiará porque solo Él es el único capaz de hacer esas transformaciones increíbles en nuestra vida.

Estoy seguro que Dios NO TE DEJARÁ HASTA HACER LO QUE TE HA PROMETIDO.

Dios te ha dado sorprendentes promesas las cuales ha de cumplir en tu vida, lo único que Él necesita de ti es que no te rindas en el camino, lucha, no te des por vencido, nunca pienses en renunciar, sigue insistiendo, busca su rostro, clama a Él, porque Él cumplirá su Palabra en tu vida.

Al igual que a Jacob Dios te quiere decir en este día:

“He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.” 

Génesis 28:15 (Reina-Valera 1960) 

Jacob después del ese maravilloso encuentro con Dios, regreso a su tierra, hizo las pases con su hermano y su vida cambio radicalmente. ¡Cuánto necesitamos esos encuentros especiales con Dios para que nuestra vida sea transformada!

Encontrémonos con Dios diariamente a través de una vida devocional, en la cual dediquemos siempre unos minutos para hablar con Él e insistir en los cambios que nuestra vida necesita y en especial esas áreas de las cuales estamos cansados de ser los mismos.

Recuerda:

¡Él no te dejara hasta que haya hecho lo que te ha dicho!

Escrito el 13 de Agosto de 2012

Escrito especialmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

6 pensamientos en “Cansado de ser el mismo

  1. LS

    Amen !!!

    No te soltare Señor hasta q me bendigas.. !!
    por tu amor , tu justicia y tu misericordia, librame de esta prueba !!!

  2. Cymthia

    Lo lei…y en estas circuntanstancias..me sirvio demasidado, es de gran bendicion..Dios tenga mas bendicion en tu vida..

  3. EMIR CORTES C.

    AMEN, NUESTRO PADRE ES PERFECTO, EN MIS ORACIONES DURANTE ESTOS DIAS LE ESTADO DICIENDO PADRE NO ME SUELTES DE TU MANO HASTA QUE TU OBRA DE CUMPLA EN MI. AMEN Y AMEN.
    TODA LA GLORIA SEA PARA ÉL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *