Ciegos

por | octubre 6, 2016

Ciegos

por Enrique Monterroza

Enrique-Ciegos

Ciego es una persona que ha perdido total o parcialmente el sentido de la vista. En el ámbito espiritual un ciego no necesariamente es una persona que ha perdido el sentido de la vista, porque puede tener la vista sin necesidad de ver.

En una ocasión algunos fariseos y maestros de la ley comentaban del porque los discípulos de Jesús no se lavaban las manos para comer, siendo esta una tradición de sus antepasados, Jesús les respondió haciéndoles una pregunta: “Jesús les dijo: —¿Y por qué ustedes desobedecen el mandamiento de Dios para obedecer sus propias costumbres?” Mateo 15:3 (Traducción en lenguaje actual)

Las palabras que Jesús les dijo deben de tener mucha pero mucha importancia hoy en día. Y es que nosotros somos muy buenos para poner toda clase de costumbres y disfrazarlas de “espiritualidad” obligando a nuestra gente a hacer lo que nosotros creemos que se tiene que hacer, olvidándonos de cosas más importantes como obedecer la Palabra de Dios antes que nuestras ideas.

Cada día me sorprendo como hay gente que son muy buenos para lanzar un juicio, pero muy malos para interpretar la Palabra de Dios. Escucho a diario cada ridiculez, inventos de humanos, reglas que no hacen más que hacer que la gente se burle de nosotros y nos olvidamos de lo que realmente vale, lo realmente importante, leer y vivir la Palabra de Dios.

La mayoría de ciegos se encuentran en las Iglesias, esas a las que nosotros asistimos, esas iglesias en donde abundan la falta de vista espiritual y abunda la vista carnal. Y es que somos muy buenos para interpretar lo carnal y muy malos para interpretar lo espiritual.

Nuestra ceguera espiritual muchas veces nos lleva a ver solo lo que queremos ver y se olvida de ver lo que realmente es. La ceguera es un mal que nos puede llevar al fracaso espiritual.

Una persona es ciega espiritualmente cuando lejos de ver y obedecer lo que la Palabra de Dios dice comienza a obedecer lo que su razón o tradición dicta. Y es que a veces nos preocupamos más por la tradición o lo que la gente pueda decir y no de lo que realmente dice la Palabra de Dios.

Refiriéndose a la ceguera Jesús dijo lo siguiente:

“Jesús llamó a la gente y le dijo: —Escuchen y entiendan bien: Lo que los hace impuros delante de Dios no es la comida que entra por su boca. Lo que los hace impuros son los insultos y las malas palabras que dicen. Entonces los discípulos de Jesús se acercaron y le dijeron: —A los fariseos no les gustó lo que dijiste. Jesús respondió: —Mi Padre tratará a los fariseos como trata el jardinero a las plantas que no ha sembrado: las arranca de raíz y las echa fuera. No hagan caso de los fariseos: son como el ciego que guía a otro ciego, y si un ciego guía a otro, los dos terminan cayéndose en una zanja. Pedro preguntó: —Explícanos qué quisiste decir cuando hablaste de lo que nos hace impuros delante de Dios. Jesús respondió: —¿Tampoco ustedes entienden? Todo lo que comemos o bebemos va al estómago, y después el cuerpo lo expulsa.  Pero si la gente dice cosas malas, es porque es mala y siempre está pensando en lo malo: en cómo matar, en cómo ser infieles en el matrimonio, en cómo hacer cosas indecentes, o en cómo robar, o insultar a otras personas, y mentir. A Dios no le agrada que gente así lo alabe. Pero cualquiera puede alabar a Dios, aunque coma sin lavarse las manos.”

Mateo 15:10-20 (Traducción en lenguaje actual)

Este pasaje encierra tantas verdades que si cada día lo leyéramos creo que nuestras actitudes cambiarían. A veces somos como ciegos y lo peor es que tratamos de guiar a otros aun con nuestra ceguera. Queremos decirle a la gente por donde andar cuando nosotros mismos no conocemos bien el camino.

Lo que realmente importa es lo que sale de tu corazón, lo que dices, lo que piensas, eso es lo que realmente importa, porque si dices cosas malas, negativas, lanzas juicios anticipados entonces es porque siempre estas pensando en cosas malas.

Parte del pasaje dice: ”… A Dios no le agrada que gente así lo alabe, …” y es que debemos reconocer que hay momentos en donde nos convertimos en ciegos, en gente que no ve lo que Dios quiere que veamos, sino en gente que miramos lo que nosotros queremos ver e interpretamos lo que nosotros queremos interpretar.

¡Que Dios nos guarde de caer en la ceguera! Que Dios pueda guiarnos siempre y que nuestro corazón siempre sea humilde y misericordioso, que no lancemos juicios anticipados y no mal interpretemos lo que no tiene otra interpretación.

Vivamos cada día poniendo nuestra vida en las manos del Señor, reconociendo que somos dependientes de Él y que su amor, su misericordia y su gracia sobrepasa nuestro entendimiento y vas más allá de lo que nuestros ojos pueden ver.

¡Dejemos que Dios abra nuestros ojos para ver lo que Él quiere que veamos y no lo que nosotros queremos ver!

Escrito el 17 de Abril de 2013

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com  

Un pensamiento en “Ciegos

  1. soledad guzman gonzalez

    Apoc.3:14 Y escribe al Angel de la Iglesia en Laodicea; He aqui el Amen, El Testigo Fiel y Verdadero, El principio de la creacion de Dios, dice esto:
    Apoc 3:18 Por tanto, yo te aconsejo que de mi compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la verguenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
    Hermoso mensaje de El Señor Jesucristo a las siete Iglesias…. Saludos
    Dios lo bendiga y lo siga utilizando como instrumento elegido por el Señor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *