Circuncidaos a Jehová

por | julio 31, 2010

Quitad el prepucio de vuestro corazón

por Enrique Monterroza

“Circuncidaos a Jehová, y quitad el prepucio de vuestro corazón, varones de Judá y moradores de Jerusalén; no sea que mi ira salga como fuego, y se encienda y no haya quien la apague, por la maldad de vuestras obras”

Jeremías 4:4

La circuncisión era la señal del pacto entre el pueblo escogido Israel y Dios, esto significaba quitar el prepucio de los varones, para una definición mas clara de que es circuncisión pueden entrar acá.

Ahora bien, la circuncisión era la muestra de obediencia y entrega al Señor, en este versículo Dios habla por medio del Profeta Jeremías una palabra fuerte, pero que llevaba grandes verdades y necesarias verdades para la vida cristiana.

Muchos en el caminar cristiano se van acomodando al pecado, lastimosamente esto se da, acomodarse al pecado es ya no sentir que estas en error, sino mas bien ver el error o pecado como algo normal y cotidiano en tu vida.

Muchas personas ya no sienten que están en error, puesto que están tan acostumbrados a mantenerse en el pecado que el Espíritu Santo de Dios en sus vidas se ha apagado, es decir se ha contristado a tal punto que no puede redargüir de pecado, puesto que no se esta en sintonía con el Espíritu.

Por otra parte están aquellos que sin necesidad de cometer pecado a diario también se acomodan a la vida cristiana y cuando hablo de esta clase de acomodo me refiero a aquellos que ya no oran, ya no leen la Biblia, ya no sirven en sus congregación, ya no sienten el deseo ferviente de asistir a la Iglesia y si asisten se han acomodado a los domingos.

A toda esta clase de “cristianos” es que Dios le habla a través de este pasaje y les dice: “Circuncidaos a Jehová y quitad el prepucio de vuestro corazón”, traduciéndolo al lenguaje popular mío seria: “Obedezcan al Señor y entréguense por completo a El”.

Hermanos amados, estamos en los últimos tiempos, ya no es momento de acomodados a una vida cristiana apática a las cosas del Espíritu, ya no es tiempo de estar practicando el pecado, ya no es hora de ser un cuerpo mas en una banca de la Iglesia, sino mas bien es hora de convertirnos al Señor, es momento de volvernos de todo corazón El.

Posiblemente tu has estado llevando una vida acomodada en el Señor, en donde no sientes ni el mínimo deseo de mejorar tu vida espiritual, a ti te hablo en este momento y te digo: ¿Crees que estas haciendo lo correcto?, ¿Crees que la vida que llevas te alcanza para obtener la vida eterna?, ¿Si Cristo viniera hoy estas preparado para irte con El?, no es posible que mientras Dios se derrama en las vidas de aquellos que quieren hacer su voluntad, tu estés acomodado criticando todo, creyendo que nada te llena, solo por el simple hecho que no sientes nada en tu corazón porque estas apagado totalmente, acomodado diaria yo.

Querido amigo, es momento de ponerte de pie y de permitir al Señor que te circuncide y quite el prepucio de tu corazón, esto significa tener una verdadera relación personal con el Señor, obedecer su Palabra y hacer un pacto de santidad y fidelidad a El.

Pueda ser que el acomodo quiera venir una y otra vez a tu vida, pero cuando tu corazón esta realmente circuncidado delante del Señor, no abra nada ni nadie que quitara el gozo de buscar y servir mas y mas al Señor.

Una vida convertida, es una vida útil en las manos del Señor.


Escrito en Febrero de 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *