Compasión

por | septiembre 10, 2014

Compasión

por Enrique Monterroza

A veces vivimos en medio de una pueblo cristiano que no conoce o no utiliza la palabra compasión. Estamos tan acostumbrados a ser duros con las personas, a darle la espalda a los que pecan y son descubiertos, a desechar a aquellos que ya no nos son útiles y convertimos sin darnos cuenta el cristianismo en “club exclusivo para perfectos”.

Yo no soy perfecto, pero si soy perdonado y estoy siendo transformado cada día de mi vida y esa obra que Dios comenzó cuando le abrí mi corazón terminara el día en el que Él venga por nosotros.

Siendo sincero a mi me costo mucho poner en practica la palabra compasión, crecí en un ambiente cristiano en donde me exigían sin que se viera como tal, que fuera perfecto en todo, en mi manera de vestir, de hablar, de comportarme y hasta de peinarme el cabello, era una insistencia tal que al ver que otros no cumplían con dichos requisitos tendía a pensar que no eran cristianos o que no habían tenido un encuentro real con Dios.

Fui muy duro con algunas personas que “no daban la talla”, según yo, hoy en día me doy cuenta lo equivocado que estaba, lo duro que fui sin tener razón alguna para serlo y los errores que cometí pensando en su momento que hacia lo correcto.

A veces con nuestros inventos sobre la vida cristiana lo único que hacemos es cerrarle la puerta a las personas para que conozcan de Jesús, ya que al inventar un Standard tan elevado de vida cristiana lo único que hacemos es que la gente se de cuenta que no podrá llegar a “ese nivel” que predicamos y con ello lo que la gente hace lejos de acercase a Dios es alejarse y darse cuenta que no pueden pertenecer a ese grupo de personas “súper perfectas”.

Yo predico un evangelio no para los perfectos, sino para los que no lo somos, para aquellos que reconocemos que necesitamos de Dios cada día, para aquellos que reconocemos que todos los días es una oportunidad más para intentar agradar a Dios y que si en algún momento fallamos, tenemos gracias a su misericordia la oportunidad de reivindicarnos e intentar ser mejores para Él, pero esa intención solo puede nacer de un corazón que es agradecido y que ama al Señor, no por una imposición ni por una amenaza, sino por una decisión que proviene del darse cuenta lo que Dios ha hecho, esta haciendo y hará en nuestra vida.

¿Cómo estas tratando a los que les es difícil agradar a Dios?, ¿Estas desechando a los que pecan?, ¿Les das la espalda a los que fallan?, ¿Te olvidas de los que un día te fueron útiles para la obra pero que ahora ya no?, ¿Cómo son tus actitudes hacia esa clase de personas que no llenan el “Standard” que tu necesitas?, ¿Los ignoras?, ¿Los desprecias?, ¿Les cierras las puertas?

A veces deberíamos reflexionar un momento sobre nuestras actitudes hacia nuestro mismo pueblo, hacia nuestro mismo cuerpo, porque estamos siendo demasiados duros, en lugar de restaurar estamos terminando de sepultar, en lugar de levantar, los dejamos en el suelo, no estamos teniendo compasión por la gente.

Al leer la Biblia deberíamos tomar ejemplo de nuestro Señor Jesucristo en cuanto a su compasión hacia las personas:

Compasión por los perdidos y confundidos:

“Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.” Mateo 9:36 (Reina-Valera 1960)

Compasión por los enfermos y necesitados:

“saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.” Mateo 14:14 (Reina-Valera 1960)

Compasión por los hambrientos y débiles:

“Y Jesús, llamando a sus discípulos, dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; y enviarlos en ayunas no quiero, no sea que desmayen en el camino.” Mateo 15:32 (Reina-Valera 1960)

Si queremos vivir y reflejar un verdadero evangelio tenemos que tener compasión de la gente, no hablo de ignorar el pecado o de acariciarlo, ni mucho menos de felicitar a los que fallan, hablo de compresión, de amor, de ayuda, de restauración, ¡De eso hablo! Pero para ello necesitamos tener primero compasión para poder actuar.

Hay un consejo que el Apóstol Pablo da a los Gálatas que deberíamos tener muy presente nosotros a la hora de juzgar o querer reprender las acciones de otros, el Apóstol Pablo aconsejo lo siguiente:

“Amados hermanos, si otro creyente está dominado por algún pecado, ustedes, que son espirituales, deberían ayudarlo a volver al camino recto con ternura y humildad. Y tengan mucho cuidado de no caer ustedes en la misma tentación. Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo. Si te crees demasiado importante para ayudar a alguien, sólo te engañas a ti mismo. No eres tan importante. Presta mucha atención a tu propio trabajo, porque entonces obtendrás la satisfacción de haber hecho bien tu labor y no tendrás que compararte con nadie. Pues cada uno es responsable de su propia conducta.”

Gálatas 6:1-5 (Nueva Traducción Viviente)

Hoy quiero invitarte a dejar de desechar o ignorar a los que fallan, a los que pecan, a los que realmente les cuesta ser fieles a Dios, en su lugar ayúdalos, ámalos, ten ojos de compasión para ellos, restáuralos con ternura y humildad, sabiendo que en cualquier momento nosotros también podemos cometer errores semejantes.

Trata a cada persona como te gustaría que te trataran si estuvieras en su lugar, no olvides que estamos acá para restaurar, para ayudar y no para criticar y derribar.

Vivamos cada día sabiendo que cada uno de nosotros tenemos áreas difíciles de sobrellevar que a lo mejor no son publicas pero si privadas, por ello tengamos compasión los unos de los otros, en lugar de criticarnos entre nosotros, ayudémonos a salir adelante de todo y con ello agradar a Dios.

Si ves a alguien que ha caído, no lo pisotees ni lo ignores, detente, extiende tu mano, levántalo, ayúdalo a curar sus heridas y llévalo nuevamente a la cruz del calvario para que Cristo pueda restaurar esa vida nuevamente y por completo, entonces allí comenzaras a hacer lo que Dios quiere que hagamos nosotros sus hijos, pues somos hermanos e hijos de un mismo Padre, tratémonos y vivamos como tales.

¡Ten compasión!

Escrito el 24 de Septiembre de 2012

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com  

11 pensamientos en “Compasión

  1. jose luis gonzalez

    bendiciones y saludos pastor gracias por el mensaje de este dia que estoy seguro nos ayudara a muchos a entender cual es nuestro trabajo en la obra del reino de dios.

  2. JOHANNA

    AMENNNNNN ALELYUA…..GLORIA A DIOS…..Q PALABRA TAN HERMOSA…PRECISAMENTE, AL EXAMINARNOS VEMOS Q HEMOS TRATADO ASI..Y HEMOS SIDO TRATADOS ASI…DIOS TÚ PERMITES ESO PARA REFLEXIONAR Y DECIR: CÓMO HARIA CRISTO SI ESTUVIERA EN ESTA SITUACION?..GRACIAS PADRE POR TU PALABRA..MIL BENDICIONES HERMANO ENRIQUE…SABE ALGO? EH SIDO MENOSPRECIADA POR MI EDAD, Y AVECES ME COIBIA DE PREDICAR POR ESO, PERO DIOS LO HA USADO PARA DARME PALABRA Y DECIRME HAZLO PORQ NO ERES TÚ SOY YO QUIEN LO HAGO POR TI….BENDICIONES…

  3. MARIA AUXILIADORA

    GRACIAS POR ESTE MENSAJE LLEGO JUSTO A TIEMPO A MI VIDA , LE PIDO PERDON AL ” SEÑOR ” POR MOMENTOS SE NOS OLVIDA QUE VENIMOS DE NO AGRADARLO . EL SEÑOR LO BENDIGA GRANDEMENTE .

  4. Daniela

    la sabiduria que nuestro Padre Celestial le ha dado es grandiosa, gracias por enseñarnos a vivir como verdaderos cristianos compasivos con las personas de nuestro alrededor. y es asi como debemos ser compasivos como lo es nuestro señor Jesucristo. que se sensibiliza por nuestras vidas cuando nos arrepentimos cuando hemos fallado, cuando estamos en necesidad, en tristeza….

  5. juan sande

    Exelente Pastor tus palabras, me he dado cuenta cuanto errado estoy, pero por estas sabias palabras tengo una nueva opurtubidad de ver a mi hermano de otra forma, creia que , yo era perfecto y todos
    pecadores, pero ahora entiendo como son las cosas.
    Bendiciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *