El pecado trae verguenza

por | abril 21, 2010

No te escondas detrás de las hojas de higuera

por Enrique Monterroza


“Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto”.

Genesis 3: 7, 8

Todo aquel que ha nacido de nuevo quiere evitar el pecado, puesto que ha salido de su antigua vida llena de pecado a una nueva que Cristo le ha dado. La Biblia dice que las cosas viejas pasaron y he aquí todas son nuevas. Pero es triste ver como “cristianos” que supuestamente han tenido un encuentro genuino con Dios, siguen viviendo en pecado.

Esta claro que aquel que tiene un conciencia renovada y orientada al cristianismo no le será un orgullo el hecho de andar en el pecado. De hecho todos aquellos que ahora hemos sido hechos nuevas criaturas anhelamos vivir en santidad y cuando cometemos pecados nos sentimos muy mal delante de nuestro Padre.

El pecado no es un orgullo, mas allá de ser algo de lo que te puedas vanagloriar es una vergüenza. Adán y Eva lo demuestran claramente, puesto que el hecho de desobedecer la Palabra de Dios los llevo a cometer pecado y el pecado los llevo a tener vergüenza, esa vergüenza que antes no la había experimentado, pero que la misma desobediencia traducida en pecado los llevo a sentirla.

Cuando Dios te renovó quito de ti todo peso de pecado y la idea de El era que ahora para delante tu pudieras tratar la manera de vivir en santidad, cosa que muchas veces nos es difícil ya que al no mantener una comunión real con el Señor nos hace débil y la misma debilidad al no ser llevada a la presencia de Dios nos hace fallar. Pero la pregunta seria: ¿Estas acostumbrado a la vergüenza o quieres evitarla?, cuando me refiero a esto, me refiero que hay muchos “hijos de Dios” que todavía andan buscando el pecado, es tan triste ver, como hay algunos que ellos mismos buscan el pecado y no el pecado a ellos.

Amigo mío, la vergüenza que trae el pecado no es para ti, puesto que tu no deberías de pecar porque Dios te ha llamado a santidad, pero lastimosamente reconocemos que no somos tan santos como Dios quisiera que fuéramos, pero es lastimoso ver como muchos no se preocupan por vivir santamente y solo se preocupan por andar satisfaciendo los deseos de la carne.

Muchos se quieren esconder detrás de hojas de higuera, cuando no te estas dando cuenta que Dios todo lo ve, no puedes pasarte la vida cociendo hojas de higuera para tratar de ocultar tu desobediencia o tu pecado, ¿Acaso crees que puedes esconder tu pecado delante de Dios?, tendríamos que estar locos para pensar que podemos esconder cosas delante de Dios, puesto que El lo conoce todo.

Es hora de evitar las hojas de higuera, pero para evitarlas primero tienes que comenzar a obedecer, es decir a vivir una vida santa y eso se traduce en una vida apartada del pecado, en donde su primer objetivo será tratar de agradar a Dios, a lo mejor falles en el intento en mas de alguna ocasión, pero no te detengas, no te conformes a las hojas de higuera, inténtalo nuevamente, renuévate cada día en la presencia del Señor y toma fuerzas para que evites la vergüenza que trae el pecado.


Dios anda buscando gente que tenga el deseo de querer cambiar cada día y no personas que se acomoden a esconderse detrás de hojas de higuera.

¿De cual quieres ser tú?

Escrito en Diciembre de 2008

Un pensamiento en “El pecado trae verguenza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *