El único capaz

por | septiembre 18, 2016

El único capaz

por Enrique Monterroza

Sentirse sucio por cometer recurrentemente ese mismo pecado o sentirse incapaz de desprenderte de eso que tanto mal te está haciendo, son unas de las sensaciones con las cuales muchas veces nos enfrentamos.

Y es que a veces pareciera que por más que queramos dejar algo, cambiar algo u olvidarnos de algo, simplemente no podemos, somos incapaces de lograrlo.

Intentar una y otra vez de vencer esa área de tu vida con la que diariamente luchas y no ver resultados te hace sentir derrotado, pero sobre todo incapaz de lograrlo.

Yo sé que se siente fallar muchas veces en el intento de superar una área, sé la sensación que hay en nuestra vida cuando nos damos cuenta que somos incapaces de lograrlo. He experimentado la sensación de derrota y en muchas ocasiones hasta de no intentarlo más y rendirme.

Sin embargo a veces rendirte es la clave, si, rendirte a todo el esfuerzo humano que tú estás haciendo para superar eso que tanto trabajo te cuesta y que hasta hoy no lo habías podido lograr.

Cuando nosotros nos rendimos de nuestros propios intentos de cambiar y le cedemos el lugar a Dios, y depositamos nuestra confianza en que Él y solo Él es el único que puede sacarnos de ese lodo en el que muchas veces nos encontramos, es cuando realmente inicia la victoria que todos buscamos.

El salmista David reconoció que el ÚNICO CAPAZ de sacarlo de una situación difícil, era Dios, que no había intento humano más poderoso que lo que Dios es capaz de hacer en nosotros, cuando en Él esperamos y depositamos nuestra confianza en Él.

“Con paciencia esperé que el SEÑOR me ayudara, y él se fijo en mí y oyó mi clamor. Me sacó del foso de desesperación, del lodo y del fango. Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó. Me dio un canto nuevo para entonar, un himno de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán lo que él hizo y quedarán asombrados; pondrán su confianza en el SEÑOR”.

Salmos 40:1-3 (Nueva Traducción Viviente)

Quizá en este momento te sientas hasta cierto punto cansado de luchar contra esa área que hasta este día te ha sido difícil de superar, quizá has llegado a pensar que no eres digno de ser hijo de Dios, en muchas ocasiones la vergüenza que has sentido delante de Dios es tan grande que has sido incapaz de orar o buscarlo, porque piensas que Dios está cansado de ti.

Sin embargo hoy quiero animarte que lo busques, y a que lo hagas con un corazón sincero, a que reconozcas delante de Él tú necesidad de que obre en tu vida, a que con las palabras más sencillas y sinceras puedas expresarle lo que necesitas que Él haga, estoy seguro que Dios escuchara tú clamor y comenzara a actuar en tú vida.

Solo deja que esta vez sea Dios quien actué, deposita tu confianza en Él, tú voluntad, tú deseo, tus fuerzas y todo aquello con lo que has luchado hasta este día y no has podido vencer esa área, dile a Dios que le entregas todo y que esperaras y confiaras en que Él obrara en tu vida de una forma maravillosa.

Te invito a que allí donde estas repitas esta oración conmigo:

“Padre Santo, en esta hora vengo delante de ti en primer lugar reconociendo tu grandeza y tu poder, dando gloria a ti por todo lo que haces y permites, estoy seguro que tu eres Soberano y que tienes todo bajo control, en esta hora reconozco que he estado luchando en mis propias fuerzas, con mis capacidades humanas y me he olvidado de depender de ti. Hoy quiero comenzar de nuevo, quiero rendir mis capacidades y mis fuerzas a ti, para que tú las uses de la forma que quieras y me ayudes a vencer esas áreas de mi vida que tú sabes bien que necesito mejorar. Ayúdame Dios mío, te necesito, reconozco que mi vida depende de ti, reconozco que tu eres el ÚNICO CAPAZ  de ayudarme a salir de esta situación, hoy quiero comenzar a esperar en ti, a confiar plenamente en lo que tu vas a hacer, aumenta mi fe, hazme dependiente de ti, quiero vivir para ti y confiar solo en ti Señor a partir de este día dame las fuerzas para vencer cualquier área de mi vida, dame la voluntad, la decisión, el deseo, el dominio propio para vencer en tú Nombre cualquier cosa que se me presente, quiero depender de ti, quiero rendirme a ti, pero sobre todo quiero depositar mi confianza total en que tú me ayudaras, ¡Ayúdame Señor! ¡Haz de mi el siervo o sierva que tu siempre has querido!, ¡Hoy me rindo a ti!, en el Nombre Poderoso de Jesús, Amén.”

¡DIOS ES CAPAZ, solo ríndete y confía en Él!

Autor: Enrique Monterroza

Escrito el 14 de Marzo de 2012

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

4 pensamientos en “El único capaz

  1. regla caridad bell perdomo

    apreciado hermano Monterroza, gracia por esta ensenanza, a veces creemos que somo unicos en pasar por estos momentos,no nos sentimos dignos, ante nuestra incapacidad humana, y tiene razon, debemos rendirnos al unico capaz de cambiar las cirscunstancias Jesùs, y precisamente ayer, me sentia desanimanda y mi oracion hoy era como esta, Dios en alguna manera siempre nos confirma, una vez mas gracias por comaprtir con tanta honestidad la palabra para edificacion y Dios la bendiga.

  2. manuel

    hermano en rinrique Dios lebendiga esta reflexion asido de mucha bendision ami vida y no solo esta muchas mas que el Dios todo poderoso louse mas anu saludos .

  3. GloriaZda

    El problema nuestreo es que nos falta humildad y confianza, descansar verdaderamente en los pies del Señor, porque muchas veces le entregamos los problemas en la noche y temprano los agarrams nuevamente. Gracias por estos mensajes son una gran ayuda x avanzar por esta vida llena de tropiezos, abrazos glori

  4. Carmen G. Arroyo

    Gracias hermano Enrique por este maravilloso mensaje de este dia. Reconozco que solamente nuestro Dios es el unico que puede resolver todo problema o situaciones que vengan a nuestras vidas. Me gusta mucho la oracion que incluyo junto al mensaje, Dios lo bendiga y le siga dando palabra para que los que leemos sus mensajes sigamonos fortaleciendonos. Amen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *