Escribe tus mejores Salmos

por | junio 29, 2010

Escribe tus mejores Salmos

por Enrique Monterroza

escribiendo salmos

“Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche; Me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste; He resuelto que mi boca no haga transgresión. En cuanto a las obras humanas, por la palabra de tus labios Yo me he guardado de las sendas de los violentos. Sustenta mis pasos en tus caminos, Para que mis pies no resbalen”

Salmos 17: 3-5

Una de las historias que me encantan de la Biblia es la historia de David, desde sus humildes inicios, hasta su vida en el palacio. Un hombre como tú o como yo que tenía una verdadera sinceridad delante de Dios. Un hombre imperfecto buscando agradar a Dios, con errores, pecados, pero con un corazón dispuesto a ser transformado por Dios y someterse a su voluntad.

De joven era pastor de ovejas, pero Dios veía en David a un rey, y aunque sus hermanos y hasta su padre no miraban en él un prospecto de rey, Dios si lo miraba, porque Dios no ve lo que el hombre ve, sino que Dios ve el corazón y seguro que David tenía un corazón dispuesto a ser usado por Dios.

Ungido por Samuel enviado directamente por Dios, se iba a convertir en el rey que sustituyera a Saúl ese rey puesto por la presión del pueblo de ser como los demás pueblos, gobernados por un hombre que fuese el rey.

Su primera gran aparición fue en el campo de pelea frente al famoso gigante llamado Goliat, ese gigante que se burlaba y atemorizaba al pueblo de Israel, mas este joven teniendo celo por Dios decidió enfrentarse con él, no en su fuerza, sino en el Poder de Dios. Utilizando una honda y una piedra guiada por Dios derribo a ese gigante para luego cortar su cabeza. A partir de ese día, la voz se corrió por el pueblo en canticos que decían: “Saúl mato a mil, y David a sus diez mil”.

Ese cantico no fue muy agradable para el odio del rey Saúl, un hombre que desde ese momento comenzó a tener celo de David. Dios envió un espíritu malo a Saúl que lo atormentaba y la única forma de poder calmarlo era a través de la música, así que mandaron a buscar alguien que tocara el arpa y cantara y el elegido fue David, estando en el palacio David tocaba y cantaba para calmar a Saúl, pero en un arranque de ira Saúl le tiro una lanza a David apuntando a matarlo, pero David pudo esquivar esa lanza y fue allí donde comenzó la persecución de Saúl para matar a David.

Por alrededor de siete años Saúl anduvo buscando por mar y tierra a David para matarlo, aquel joven que en un tiempo había sido ungido por el profeta Samuel como futuro rey se encontraba en uno de los momentos más difíciles de su vida, huyendo por su vida, escondido entre rocas y montañas, durmiendo con el temor que en cualquier momento podía ser capturado y ejecutado por el mismo Saúl.

David no hizo nada para merecer tal reacción de Saúl, al contrario, siempre fue fiel a su rey al que denominaba: “ungido de Jehová”, en mas de alguna ocasión tuvo la oportunidad de matar a Saúl, ese hombre que lo buscaba para matarlo, mas sin embargo su corazón y su deseo de agradar a Dios no se lo permitía, pues él decía: “¿Cómo podre tocar al ungido de Jehová?”, sus amigos y todos los que estaban de su lado no comprendían el porqué David no podía matar a aquel hombre que si tuviera en los zapatos de David no dudaría en matarlo a él, mas sin embargo David nunca quiso tocarlo, es mas en alguna ocasión se sintió mal por haber cortado un pedazo de la capa del rey mientras este había entrado a una cueva oscura a hacer sus necesidades.

Fue así como en ese lapso de tiempo en el cual Saúl busca a David para matarlo, este último escribió los mejores salmos de los cuales ahora nosotros podemos leer y ser ministrados a través de ellos. Y es que los momentos más amargos de David sirvieron para que este pudiera conectarse más íntimamente con Dios.

Al igual que David muchos de nosotros hemos tenidos experiencias únicas con Dios en los momentos más difíciles de nuestra vida, y es que pareciera que dichos momentos son idóneos para un encuentro genuino con Dios porque nuestro corazón esta derramado delante de Él y hay una sensibilidad única a su presencia.

Al leer el libro de los Salmos encontraremos muchos de ellos escritos por David en momentos difíciles de su vida. Alguien podría creer que esos salmos fueron escritos detrás de un escritorio en una oficina elegante, pero realmente muchos de ellos fueron escritos en los lugares más grises y en los momentos más amargos de su vida, pero hoy en día cada palabra nos es como un bálsamo para nuestra situación y es que en los momentos más duros de tu vida, escribe los salmos mas lindos que puedas.

Tal vez no seamos escritores como para escribir unos hermosos salmos, pero hay experiencias en nuestras vidas únicas en esos momentos de persecución, flaqueza o crisis, esos desiertos de la vida nada más nos servirán de plataforma para escribir nuestros mejores salmos, esos que nos harán recordar la grandeza y fidelidad de Dios en los momentos más duros de nuestra vida.

Si estas pasando hoy por un desierto, por persecución, por crisis, por desánimos o todo aquello que quiere abatir tu vida, ESCRIBE LOS MEJORES SALMOS QUE PUEDAS, es decir: Prepárate porque estoy seguro que tendrás encuentros preciosos con Dios, pues nuestra vida se sensibiliza en los momentos difíciles que pasamos.

Escribe hoy tus mejores Salmos

Escrito el 28 de Junio de 2010

Para www.enriquemonterroza.comwww.devocionaldiario.comwww.destellodesugloria.org

3 pensamientos en “Escribe tus mejores Salmos

  1. celeste

    Gracias por sus devociones antes escribia versos cuando era adolecente y hoy en dia he escrito y cuando los vuelvo a leer , en verdad me levantan el animo porque fueron escritos para agradecer a Dios. Dios los siga bendiciendo en abundancia !!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *