La historia de Marcela… Constancia y Recompensa

por | septiembre 30, 2012

La historia de Marcela…

Constancia y Recompensa

por Enrique Monterroza

Marcela provenía de una familia que profesaba la fe católica desde que tenían memoria. De generación en generación habían sido de la religión tradicional en su país El Salvador.

Habiendo sido su familia pobre económicamente hablando, sus padres no habían tenido la educación que ellos hubiesen querido, pero sin embargo a Marcela no le faltaba absolutamente nada.

Cuando Marcela cumplió los quince años escucho como unos jóvenes andaban invitando a otros a asistir a una reunión cristiana en donde se escuchaba un mensaje de la Biblia y en donde compartían con jóvenes de su misma edad. La primera reacción de Marcela fue ignorar a aquellos jóvenes ya que su forma de vestir se asemejaba mucho a unos “evangélicos” de los cuales su madre le había advertido que tuviera cuidado.

La poca educación e información de la madre de Marcela había hecho que esta le dijera a su hija que los “evangélicos” estaban locos, que eran protestantes y que no eran la religión que Dios había dejado en la tierra, todo ello había provocado en Marcela una apatía a todo lo que tuviera que ver con aquellos “locos evangélicos”.

Sin embargo y a pesar de tratarlos de ignorar aquellos jóvenes cristianos, sin pena invitaron de una forma muy amena a Marcela, le regaron una invitación en donde se encontraba toda la información necesaria para asistir a dicha reunión.

Marcela tenia una muy buena amiga que también profesaba su misma religión, su nombre Mayra, ella le conto a Marcela como había sido invitada a una reunión para jóvenes de la cual había escuchado muy buenos comentarios, el entusiasmo de Mayra removió algo dentro de Marcela que con mucha curiosidad le pregunto a su amiga si iba asistir, a lo cual Mayra respondió con un SI emocionante, seguido de una invitación para que fueran juntas.

La reunión era un Sábado, y ellas habían sido invitadas un Miércoles, por lo que por varios días Marcela sin decirle a su madre paso pensando en aquella famosa reunión de jóvenes. Fue así que llegado el día Sábado Marcela decidió ir con su amiga Mayra por curiosidad, pero lo hizo sin que su madre se diera cuenta porque entonces se armaría una revolución exagerada en su casa.

Llegando a la reunión la recibieron unos jóvenes muy alegres, educados y atentos, todo el ambiente pareció muy bonito, nada religioso, pero sobre todo muy ameno para jóvenes de su edad, después de entonar unos cantos y realizar una dinámica juvenil se sentaron para escuchar el mensaje, para la sorpresa de Marcela era un joven que ella había conocido y con quien había coincidido en su escuela, su nombre Alfredo. Alfredo había tenido fama de malo, sin embargo ya no era ni la sombra de aquel Alfredo que Marcela recordaba, ahora Alfredo tenia una presentación diferente, sus ojos brillaban de una manera especial, las palabras que de su boca salían eran hermosas, hablaba acerca de Dios y el plan especial que Él tiene para cada uno, Marcela impactada de escuchar a un joven como ella estuvo atenta todo el mensaje, escuchando y analizando todo lo que el transformado Alfredo exponía.

Terminando el mensaje Alfredo hizo una invitación para aquellas personas que nunca le habían entregado su vida a Cristo, entonces Marcela comenzó a sentir como en su corazón había algo raro, lo que Marcela no sabia interpretar era que Dios la estaba llamando ese día, Marcela un poco angustiada por lo que sentía en ese momento volvió a ver a su amiga Mayra, quien lloraba como una niña, ¡Dios la estaba tocando!, no pasaron muchos segundos cuando Mayra corrió hacia el frente decidida a entregarle su vida a Dios, mientras lloraba porque se estaba encontrando con Cristo, Marcela sentía cada vez más fuerte el deseo de entregar su vida a Dios, pero la detenía el hecho de que su madre no iba a estar de acuerdo con ella en su decisión, sin embargo pudo más el Poder de convencimiento del Espíritu Santo sobre la vida de Marcela y sin pensarlo tanto, comenzó a dar cada paso hacia el frente, cada paso significaba una decisión de cambio en su vida, a pesar que Marcela no había sido “mala” en ese momento se dio cuenta que necesitaba de Dios, que nunca había tenido un encuentro real con Dios y que ese día la presencia del Señor sobre su vida era increíble y no podía negarse a ese llamado divino.

Marcela lloro como nunca ese día delante de la presencia de Dios, le pidió perdón al Señor por todos sus pecados y dejo que Jesús entrara a morar en su corazón a partir de ese día. ¡Fue el día mas espectacular de Marcela y Mayra! ¡Ese día nacieron de nuevo!

Pasaron varios días para que la mamá de Marcela se enterara de lo que su hija había hecho y cuando se entero hablo seriamente con ella y le expreso lo decepcionada que estaba de que ahora ella también fuera “evangélica”, le dijo que ya no era más su hija y que desde ese día iba a estar enojada con ella para siempre. Marcela lloro de tristeza al escuchar a su madre, no le permitió ni siquiera explicarle lo que había sentido y de cómo ahora se sentía plenamente feliz por ese paso que había dado.

Los próximos meses fueron terribles para Marcela, su madre pasaba enojada todo el tiempo, le prohibía salir e ir a las reuniones de jóvenes y a veces no dejaba ni que fuera a la Iglesia. Marcela estaba muy triste, pero eso hacia que buscara más de Dios, cada noche oraba por varios minutos y hasta horas para que Dios cambiara a su madre, para que Dios tocara el corazón de su mamá para que ella también conociera lo que ella había conocido, pero en su lugar la mamá de Marcela se ponía cada vez mas dura y rebelde, cruel por momentos, parecía que sus oraciones no hacían ningún efecto.

Pasaron los años y a pesar que la mamá de Marcela seguía en desacuerdo por lo que ahora ella profesaba, ya no era tan dura con su hija, parecía que se había conformado y que los cambios de Marcela eran testimonio que estaba haciendo lo correcto. Sin embargo no perdía oportunidad al menor error de sacar en cara su fe y decirle cosas que hacían sentir mal a Marcela, sin embargo Marcela oraba fervientemente por su madre y su demás familia, para que Dios tocara sus corazones.

Un día la madre de Marcela cayo en cama a consecuencia de una enfermedad desconocida, Marcela como cual hija amorosa estuvo con ella en cada momento y en los momentos de lucidez de su madre le habla de Dios, de cómo Dios podía sanarla pero que antes de eso también quería salvarla. La mamá de Marcela la escuchaba sin reclamar nada, parecía que la enfermedad había hecho que su corazón se ablandará, fue así una noche de dolor por su enfermedad la mamá de Marcela escucho a su hija y decidió entregar su vida al Señor, aquella noche fue inolvidable para Marcela, por fin Dios había contestado su petición, a partir de ese día su madre comenzó a mejorar y muy pronto recobro totalmente sus fuerzas y salud.

Un día cuando Marcela se preparaba para ir a la Iglesia, noto como su madre se puso muy guapa, tomo su cartera y le dijo: “¡Hoy te voy a acompañar a tu Iglesia!”, ¡Marcela no lo podía creer!, pues de su madre había salido el deseo de acompañarla. Ese día fue el día mas inolvidable de Marcela, por primera vez su madre asistía con ella a la Iglesia, ese mismo día el Pastor expuso un mensaje de salvación y la mamá de Marcela confirmo su entrega a Cristo dando ese paso de fe y recibiendo al Señor públicamente.

Ahora muchos años después, Marcela esta felizmente casada con un excelente esposo, tiene dos hijos hermosos, viven agradecidos con Dios de cómo Él cambio sus vidas, su madre ahora es una de las servidoras más fieles y activas de su Iglesia, es imposible imaginarse hoy en día que esa señora tan dura, ahora es una blanda oveja en el Señor.

La historia de Marcela es una historia de constancia y recompensa, constancia porque a pesar del maltrato que recibió de su madre por haber tomado la decisión de seguir a Cristo, nunca renegó, nunca discutió, siempre se sometió y oro por su familia sabiendo que Dios había prometido que ellos también serian salvos.

La Biblia nos regala una promesa: “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” Hechos 16:31 (Reina-Valera 1960). Es una promesa de la cual debemos esperar a que se cumpla en un tiempo perfecto que Dios tiene destinado, nuestra tarea es ser constantes, porque si lo somos obtendremos esa recompensa de ver cumplida esa hermosa promesa.

Quizá estés sufriendo mucho con tu familia al orar y orar por ellos y no ver el mínimo cambio o deseo de buscar de Dios, sin embargo hoy quiero animarte a seguir siendo constante, a que sigas orando, a que sigas intercediendo, pero sobre todo a que sigas creyendo en que Dios cumplirá su promesa.

¡No te rindas ni te canses de clamar por tu familia, porque Dios cumplirá esa hermosa promesa!

Escrito el 26 de Septiembre de 2012

Escrito originalmente para www.enriquemonterroza.com y www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse en: www.devocionaldiario.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com 

NOTA: Todas mis historias son personajes ficticios con un tinte de realidad. Ningún caso real de consejería ha sido expuesto. Toda coincidencia es pura providencia.

7 pensamientos en “La historia de Marcela… Constancia y Recompensa

  1. Pingback: La historia de Marcela… Constancia y Recompensa – Enrique Monterroza » Devocional Diario.com

  2. Daniela

    Hola Enrique, muy interesante testimonio, me encanto, este mensaje me motiva a orar por mis famliares que no conocen de Cristo.

  3. Freddy Oswaldo Perez.

    Hace ya mas de XXI siglos,se ha hablado del juicio de tu Dios,y ahora que este mismo Dios les envia a alguien,no aseptan sus palabras de correcion,Dios es espiritu santo y se encarna en un hijo de hombre o hijo de Dios,pues este hombre viene a dar vistam a los ciegos y oidios a los sordos,pero como no pertenecen a la verdadera igleisa de Dios (iglesia Catolica Universal),aun cuando les diga yo soy la luz del mundo,pero con mi presencia los hombres como tu,Javier Edmundo Vivanco Valdivia,se dividen respecto a mi;unos se abren a la luz mientras otros se laejan cegados como tu,porque prefieren quedarse con sus luces personales antes que creer en ese enviado de Dios. Hasta un ciego cuando es sanado,entiende inmediatamente el significado de su curacion,pero no es asi,con hombres o padres temerosos y oportunistas,y me refiero al fariseo,que son buenos para juzgar como tu y que a su vez se condenan. “Jesucristo” .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *