Lázaro

por | mayo 2, 2016

Lázaro

por Enrique Monterroza

Entre las muchas historias impactantes de Jesús hoy quiero narra una en especial y es sobre la muerte de Lázaro.

María, Marta y Lázaro eran hermanos y eran muy queridos por Jesús, cuando Lázaro enfermo sus hermanas mandaron a avisar a Jesús esperando una respuesta de él: “Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.” Juan 11:3 (Reina-Valera 1960), pero sorpresivamente la actitud de Jesús frente a está noticia fue de confianza y calma al mismo tiempo, Jesús dijo: “Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.” Juan 11:4 (Reina-Valera 1960), es decir que desde un inicio Jesús sabia muy bien lo que iba a pasar y lejos de apresurarse hizo lo siguiente: “Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.” Juan 11:4 (Reina-Valera 1960).

A veces en la vida nos pasa algo similar, estamos en apuros y necesitamos una acción rápida de Dios y como respuesta recibimos confianza y calma de parte de Él, cuando lo que quisiéramos es que se apresurara.

Hay algo que me llama la atención de esta historia y es que seguramente las hermanas de Lázaro enviaron a avisar a Jesús mientras Lázaro agonizaba y dichos enviados tardaron en llegar a Jesús, porque luego del aviso de estos Jesús se quedo dos días más en el lugar donde estaba y cuando Jesús llego al Betania Lázaro tenia cuatro días de estar en el sepulcro, es decir, que había muerto, lo habían llorado y luego sepultado y de allí tenia cuatro días de estar en el sepulcro: “Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro.” Juan 11:17 (Reina-Valera 1960). Seguramente fue por eso que Jesús no se apresuro, porque Él ya sabia que había muerto desde el momento que le dieron la noticia, es decir que no es que a Jesús no le importará, sino que la muerte ya había llegado a Lázaro cuando supo la noticia de su enfermedad.

A veces pareciera que a Dios “no le importa” lo que estamos pasando, pero la realidad es que hay momentos en los que ya estamos en el embrollo y no hay nada más que hacer para evitarlo, entonces la función de Dios no va ser evitarlo, sino sacarte de allí.

Jesús sabia desde un primer momento lo que ocurriría, Él ya tenia un plan trazado por eso cuando se dispuso a ir a Betania con sus discípulos les dijo de antemano: “Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle.” Juan 11:11 (Reina-Valera 1960). A Dios no se le escapa ningún detalle, aunque para nuestra vista y razón pareciera que si, la realidad es que no, Él lo tiene todo controlado.

Me deja una gran lección de fe lo que tanto Marta como María le dijeron a Jesús cuando lo vieron: “Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto.” Juan 11:21 (Reina-Valera 1960). “María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano.” Juan 11:32 (Reina-Valera 1960). Las dos le dijeron exactamente lo mismo a Jesús denotando de está forma la fe que existía en ellas hacia Él.

En esta historia también podemos ver el lado más humano de Jesús: “Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve. Jesús lloró. Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba.” Juan 11:33-36 (Reina-Valera 1960). Ver llorar a Jesús con los que lloran me hace entender que a pesar que Él tiene las respuestas a nuestros problemas, Él nos comprende y nos acompaña en el dolor o en la perdida. ¿Por qué lloraba Jesús si Él desde un inicio sabia que Lázaro volvería a la vida?, no olvidemos que Jesús era humano también y como tal tenia sentimientos y emociones, notar el dolor que embargaba a sus amados amigos lo conmovió y es allí en donde los verdaderos lideres se conocen, pues hay que reír con los que ríen y llorar con los que lloran. A veces cometemos el enorme error de hacernos los fuertes, cuando en ocasiones la gente lo único que necesita es que los acompañemos en el dolor, que sintamos con ellos y que los entendamos, Jesús lo hizo.

Llego el momento de hacer uno de los milagros más sorprendentes que Jesús hizo: “Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?” Juan 11:38-40 (Reina-Valera 1960). A pesar que Jesús había dicho ya a Marta que iba ser resucitar a Lázaro, ella aun no había comprendido la forma, pues pensaba que seria en el día postrero de la resurrección, por esa razón no entendía lo que Jesús estaba haciendo, sin embargo Jesús estaba a punto de hacer un milagro maravilloso para testimonio de todos.

“Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!” Juan 11:41-43 (Reina-Valera 1960). Para muchos quizá ese momento habrá sido de locura, pues nunca habían visto algo similar, sin embargo aun cuando no entendemos las formas de actuar de Dios, debemos estar confiados en que haga lo que haga será una respuesta maravillosa y perfecta.

La Biblia dice que aquel que había muerto, volvió a la vida: “Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.” Juan 11:44 (Reina-Valera 1960).

¿Cuál es nuestro Lázaro?, ¿Cuánto tiene de muerto?, ¿Qué es aquello que crees que ya no tiene solución?, ¿Qué es eso que te hace llorar y que piensas que no volverá a ser igual?, hoy Dios quiere recordarte que Él tiene todo bajo control y que solo se necesita tener fe para creer lo que Él es capaz de hacer.

Posiblemente hoy te encuentre en una encrucijada en donde el problema ya esta presente y ya no puedes hacer nada, entonces es hora de llamar a Jesús y aunque pareciera que tarda, Él siempre llegará a tiempo para realizar sus milagros sorprendentes sobre nuestra vida.

Hoy Jesús te dice: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

¿Crees?, ¿Quieres ver la gloria de Dios?, entonces era necesario ese Lázaro en tu vida para que pudieras ver y creer lo que Dios quiere y puede hacer en tu vida.

¡Ten ánimo!, ¡Confía!, ¡Nunca creas que todo esta perdido!, porque Dios puede llegar hasta donde estas, quizá te acompañara en tu dolor y llanto, pero terminara haciendo una obra maravillosa en tu vida que te sorprenderá grandemente.

Creámosle a Dios, confiemos en Él, nunca des por muerto o terminado algo, porque Dios es experto en hacer que lo que estaba muerto o perdido, sea restaurado y vuelto a la normalidad.

¡Cree en Él y verás sus respuestas llenas de gloria!

Escrito el 11 de diciembre de 2012

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

6 pensamientos en “Lázaro

  1. Daniela

    hola hermano Enrique espero se encuentre bien, según el comentario del señor Arnulfo Mendoza Román que implora que se debe sintetizar estableciendo lo más importante sin ahondar en muchos detalles los mensajes porque las personas permanecen fuera de la casa o porque no tienen tiempo. YO NO ESTOY DE ACUERDO CON EL, sus reflexiones todas son excelentes cortas o largas y siempre sus reflexiones que he leído son cortas y algunas son largas pero porque hay temas que toca de ahondarlos o extenderlos, a mi concepto se lo vuelvo a repetir me parecen muy buenos y lo sigo animando para que siga escribiendo así como la ha venido haciendo y por favor para que nos siga instruyéndonos, orientándonos, ministrándonos, animándonos etc. Una de las cosas que digo es que la persona que quiere sacar tiempo para Dios y para instruirse lo hace así sea la persona más ocupada del mundo, a demás uno puede leer sus mensajes en 10 o máximo 15 minutos eso si pensando, reflexionando, que el Espíritu Santo nos ministra. Porque eso pasa con sus mensajes que Dios nos ministra, tan solo es entrar en la página y Dios empieza a obrar en nuestras vidas. Bendiciones hermano Enrique.

  2. Edith Romero

    Hno Enrique Sus publicaciones enriquencen nuestra vida nos guian nos animan siga adelante con sus hermosa reflexiones bendiciones

  3. Cruz

    Exelentes reflexiones, no se detenga y le animo a que lo siga haciendo así como Dios pone en su corazón Hacerlo,
    son de mucha bendición y quiero decierle, que yo los comparto con otros hermanos que no tienen las posibilidades de leerlos.Que Dios le siga dando sabiduría y lo colme de bendiciones a usted y asu familia.
    BENDICIONES….

  4. Roberto Monterrosa

    Que Dios continúe utilizando los mensajes suyos para ministrar mi vida y la de mi esposa. Cada día me siento muy bendecido cuando leo cada mensaje y se que es Dios quien me habla por medio suyo. Se que es el espíritu santo quien lo guía porque las situaciones que describe en sus mensajes son justamente lo que estoy atravesando o la palabra que en ese preciso momento necesito de parte de Dios. Continúe con este ministerio porque Dios lo usa en forma muy poderosa. Que el eterno Dios lo bendiga siempre.

  5. Carmen G. Arroyo

    Excelente la historia de Lazaro me gusta, no te he dicho que si crees veras la gloria de Dios, tenemos que poner nuestra confianza en el Senor, El sabe todo respecto a nosotros, a nuestras necesidades y por lo que estamos pasando. Dios le bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *