Lejos de Dios

por | noviembre 24, 2016

Lejos de Dios

por Enrique Monterroza

Has reflexionado los últimos días sobre la vida que estas viviendo, sobre cómo sin darte cuenta has perdido aquella sensibilidad espiritual que te caracterizaba, ahora orar, leer la Biblia, congregarte o servir ya no es tan “emocionante” como al principio.

Algo paso, tuvo que haber un momento en donde seguramente descuidaste tu relación personal con Dios, en donde quizá comenzaste a acomodarte a vivir una vida que va caminando un poco alejado de Dios sin necesidad de llegar a la perdición total.

Y es que debemos ser consientes que alejarse de Dios no solamente es ir y pecar deliberadamente, a veces a pesar que hacemos lo mismo que hemos hecho los últimos años en la Iglesia, podemos vivir lejos de Dios.

A veces estamos tan lejos de Dios que apenas y escuchamos su voz, estamos tan lejos que apenas y lo sentimos, estamos tan lejos que ya ni obedecemos al Espíritu Santo cuando nos redarguye.

Quizá tu seas un buen servidor o una buena servidora de Dios, sin embargo las últimas semanas o meses has vivido lejos de Dios. Quisieras sentir aquel deseo de buscar de Dios, aquella hambre que un día tuviste, aquel anhelo de no dejar la presencia de Dios.

Quisieras llorar mientras lo adoras, llorar mientras lo buscas, quisieras derramar tu alma en su presencia, pero tu mismo distanciamiento con Dios no te permite ser sensible a su presencia ni audible a su voz.

Hoy es un día para no solo reflexionar sobre que tan lejos estas de Dios, sino para acercarte a Él. Hoy tienes que ser sincero contigo mismo y reconocer que poco a poco te has alejado de Dios, quizá realizas las mismas actividades de siempre: vas a la Iglesia, sirves, invitas, predicas, cantas, enseñas a los niños, cualquier cosa que puedas hacer para Dios, pero a pesar de ello pueda que te encuentres lejos de Él.

Estas palabras no son para todos, son nada más para las personas cuyas vidas redarguya Dios en este momento, para aquellos que se identifican con el hecho de servir a Dios pero estar lejos de Él, para ellos en especial estas humildes palabras:

“Cuando Dios te llamo vio en ti lo que nadie mas había visto, Él te rescato, te perdono, te restauro y te hizo la persona que ahora eres, por Él y para Él has alcanzado mucho más de lo que un día imaginaste poder alcanzar, por esa razón hoy quiero motivarte directamente para que te acerques nuevamente a Dios, no digas que no puedes, no digas que jamás será lo mismo, no digas que ya no será igual, porque Dios siempre ha estado allí, nunca ha cambiado, siempre te ha amado igual al primer día que te vio, sus planes nunca han cambiado, su propósito para tu vida es el mismo que siempre ha tenido, por lo tanto deja aun lado aquel acomodo y esa insensibilidad espiritual que te esta matando poco a poco y comienza a accionar, comienza a buscarlo a Dios, comienza por disponer tu corazón totalmente y tu mente solo para Él, Dios quiere encontrarse contigo, Él quiere que le hables con sinceridad, Él quiere usarte grandemente, Él quiere cumplir el propósito para el cual te llamo, por lo tanto deja de estar alejado de Él, vuelve al sendero de Dios, doblega tu voluntad, has aun lado el cansancio e intenta y no te canses de intentar mantenerte cerca de Él, porque cuando estas cerca de Él, entonces eres FUERTE, ¡Adelante! ¡Que no se te olvide que tu eres un guerrero de Dios o una guerrera de Dios! ¡Que no se te olvide que has sido llamado para grandes cosas! ¡Tienes que ponerte de pie y comenzar a hacer lo que mejor sabes, esto es BUSCAR A DIOS muy de cerca!”

Hoy Dios va a poner en tu corazón la disposición total de acercarte a Él, hoy Dios pondrá en ti tanto el querer como el hacer como lo dice su Palabra: “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Filipenses 2:13 (Reina-Valera 1960).

¡Levántate y no te des por vencido!, ¡Tú naciste para que Dios cumpliera un propósito perfecto en tu vida! ¡Jamás pienses que no se cumplirá!

¡Acércate hoy a Él!

“Pero ahora ustedes, que estaban lejos de Dios, ya han sido acercados a él, pues están unidos a Jesucristo por medio de su muerte en la cruz.” 

Efesios 2:13 (Traducción en lenguaje actual)

Escrito el 7 de Noviembre de 2012

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.enriquemonterroza.comwww.devocionaldiario.comhttp://reflexionesydevocionales.blogspot.com

4 pensamientos en “Lejos de Dios

  1. CARIDAD DEL CARMEN CABRERA CRU

    Dios abra tu corazón para que aprendaS a OBEDECERLO y AMARLO, porque nos da muchas oportunidades, pero, POBRE de nosotros cuando se enoja ese DIOS bueno. DTM

  2. JOHANNA

    AMEN…MUCHAS GRACIAS DIOS..GRACIAS HERMANO POR DEJARSE USAR POR DIOS…BENDICIONES

  3. Ann

    En este momento solo viene a mi mente una alabanza, que dice: vuelve, vuelve a Cristo, vuelve a El…
    Es muy dificil, seguir firmemente a Dios, hay veces que oras a Dios pidiendo algo y parece que no quiere responder o bendecir, y eso nos pone mal y nos debilita.

  4. Cecilia

    Separados de Dios nada somos, Gracias por bendecir mi vida con este mensaje…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *