Me siento solo, Ya no puedo más

por | febrero 12, 2010

Me siento solo, Ya no puedo más

por Enrique Monterroza

soledad“Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”

1 Reyes 19: 4

En la vida hay momentos en los que hacemos grandes cosas delante de Dios, esos momentos son tan especiales porque sientes como el respaldo de Dios ha estado contigo, claro, si después de matar a cuatrocientos cincuenta profetas de baal, ¿Cómo no has de sentirte respaldado por Dios?

Pero aun después de esas enormes victorias, vienen a nuestra vida momentos de soledad, momentos en los cuales nos menospreciamos a nosotros mismos. Momentos en los que desfallecemos.

Pareciera ilógico pensar que después hacer un milagro para una viuda, orar para que lloviera, comprobar que Jehová Dios era el verdadero a través de consumir con fuego un altar lleno de agua y matar a cuatrocientos profetas de Baal, alguien se puede sentir sin fuerzas. Pero es la realidad muchas veces de nuestra vida.

Amigo mío, posiblemente tu estés pasando por momentos de soledad ministerial, que después de ser usado tremendamente por Dios, ahora te sientes derriba, sientes que no eres mejor que los demás. Pareciera que todo lo que Dios ha hecho en tu vida, en este momento no tiene un sentido.
Pues quiero decirte que Dios jamás te ha abandonado, que la debilidad humana te lleva a pensar que estas solo, que la falta de comunicación con tu Padre de a alejando de ser sensible a su presencia.

Quiero decirte que Dios es tan lindo que aun cuando te menosprecies y desees morir, el te buscara para alimentarte y darte descanso para que recobres tus fuerzas.

“Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse. Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta. Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios” (v. 5-8)

Es lindo ver como el Ángel de Jehová esta ahí para fortalecerlo y animarlo, así mismo Dios no dejara morir a sus siervos, El estará ahí mostrándose como el Dios que levanta muertos y los hace mejor de lo que ellos mismo pensaron que podrían llegar a ser.

Elías tuvo el privilegio de no experimentar la muerte física, puesto que fue arrebatado al cielo por un torbellino de fuego.

Tu también puedes tener el privilegio de no experimentar la muerte física, si te mantienes fiel a Dios esperando su venida. ¿Imaginate que el viniera hoy? Que lindo seria ser levantados por nuestro Salvador en los cielos.

Recuerda, aun en los momentos que crees que estas solo, ahí estaré dice el Señor.

3 pensamientos en “Me siento solo, Ya no puedo más

  1. David

    No sé quien seas Enrique Monterroza, ni se por qué escribo este comentario. Estoy totalmente derrotado, no puedo con la escuela, la muchacha que me gusta ni me pela, no tengo el valor de terminar con mi vida,tengo 28 años y no e hecho nada con ella tampoco, ni tengo el coraje de volverme malo para lograr algo, siempre termino ayudando a alguien o al menos trato de hacerlo. Ya nada tiene sentido, no puedo apreciar nada, nada me da alegría ni paz,no e podido ayudarme a mi mismo ni a las personas que quiero, ya ni cuando hablo con Dios me tranquilizo. Ya no se ni que decirle y solo le pido perdon porque mi fe ya llego a su límite o a su fin (ya no se)y no logré lo que sea que él quería que lograra.Todo lo que he hecho lo hice según su voluntad hasta donde la entendí, incluso cuando yo quería otra cosa yo hacia lo que él mandaba,si decía estate quieto con todo el dolor de mi corazón lo hacia,si decia dejalo ir tambien lo hacia y ahora que ya no hay nada ni nadie y que veo que las personas que siguen haciendo lo malo sí logran sus propositos y tienen a alguien a su lado me siento como un idiota. Aún así tus escritos en especial los que son como este me ayudaron a soportarlo, ahorita ya no soporto más y en todos tus testimonios me suenan las mismas palabras que ya había escuchado. Pero aún así creo que a alguien le pueden servir y que es buena tu intención.

  2. eenrique Autor

    Bendiciones David

    Soy Enrique Monterroza, comprendo perfectamente lo que estas pasando, bueno seria que leyeras el articulo que escribi para hoy:

    http://www.enriquemonterroza.com/que-no-se-te-olvide-que-eres-un-guerrero.html

    Tambien decirte que no es bueno que analices las cosas desde la perspectiva que lo estas haciendo.

    Si estuviera cerca de ti lo que te preguntaria es: ¿Estas orando?, ¿Estas leyendo la Palabra?, ¿Estas congregandote?, ¿Estas sirviendo?, ¿Con que corazon lo estas haciendo?, recuerda que esto es una relacion personal con Dios. La Biblia dice que Dios no te pondra situaciones que no puedas soportar y que eres mas que vencedor en Cristo. ¿Acaso miente Dios? ¿Acaso lo que dice no es verdad?, Somos nosotros los que tenemos que hacer viva esa Palabra, la disposicion de parte de Dios de bendecirnos esta, pero ¿Cuanto estamos disponiendo nuestro corazon para que esto sea una realidad?

    Amado Hermano, no desistas, no permitas que el enemigo juegue con tu mente y te haga creer todo lo que mencionaste. Tu eres un hijo de Dios y un hijo de Dios no debe de expresarse asi. A ti te esta pasando lo que a Asaf le paso en momento determinado, con eso termino, te dejo el Salmo 73 para que lo leas y lo reflexiones:

    Saludos y Bendiciones

    Atte.

    Enrique Monterroza

    SALMO 73

    El destino de los malos
    Salmo de Asaf.

    1 Ciertamente es bueno Dios para con Israel,
    Para con los limpios de corazón.
    2 En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies;
    Por poco resbalaron mis pasos.
    3 Porque tuve envidia de los arrogantes,
    Viendo la prosperidad de los impíos.

    4 Porque no tienen congojas por su muerte,
    Pues su vigor está entero.
    5 No pasan trabajos como los otros mortales,
    Ni son azotados como los demás hombres.
    6 Por tanto, la soberbia los corona;
    Se cubren de vestido de violencia.
    7 Los ojos se les saltan de gordura;
    Logran con creces los antojos del corazón.
    8 Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia;
    Hablan con altanería.
    9 Ponen su boca contra el cielo,
    Y su lengua pasea la tierra.

    10 Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí,
    Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos.
    11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios?
    ¿Y hay conocimiento en el Altísimo?
    12 He aquí estos impíos,
    Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.
    13 Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón,
    Y lavado mis manos en inocencia;
    14 Pues he sido azotado todo el día,
    Y castigado todas las mañanas.

    15 Si dijera yo: Hablaré como ellos,
    He aquí, a la generación de tus hijos engañaría.
    16 Cuando pensé para saber esto,
    Fue duro trabajo para mí,
    17 Hasta que entrando en el santuario de Dios,
    Comprendí el fin de ellos.
    18 Ciertamente los has puesto en deslizaderos;
    En asolamientos los harás caer.
    19 ¡Cómo han sido asolados de repente!
    Perecieron, se consumieron de terrores.
    20 Como sueño del que despierta,
    Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia.

    21 Se llenó de amargura mi alma,
    Y en mi corazón sentía punzadas.
    22 Tan torpe era yo, que no entendía;
    Era como una bestia delante de ti.
    23 Con todo, yo siempre estuve contigo;
    Me tomaste de la mano derecha.
    24 Me has guiado según tu consejo,
    Y después me recibirás en gloria.
    25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
    Y fuera de ti nada deseo en la tierra.
    26 Mi carne y mi corazón desfallecen;
    Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.

    27 Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán;
    Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta.
    28 Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien;
    He puesto en Jehová el Señor mi esperanza,
    Para contar todas tus obras.

  3. libertad

    ola enrique me siento muy mal estoy pasando momentos dificiles y m siento muy sola m siento perdida derrotada defraudada d la vida busko y busko y no veo solucion e perdido la fe no tngo animo ni d orar pero sigo en la iglesia.eso y cuando oro a dios lo ago d corazon pero no siento na cm k m endureciera.m puedes ayudar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *