Misericordia

por | julio 26, 2015

Misericordia

por Enrique Monterroza

Enrique-Misericordia

Cuando pienso en lo mal que actuó muchas veces, en lo mal que reacciono o lo desobediente que soy en ocasiones a la voz de Dios solo puedo darme cuenta de la paciencia inmerecida que Dios tiene hacia mi vida.

Si Dios tuviera la paciencia que muchos de nosotros tenemos creo que ya no estaríamos en esta tierra y yo no estaría escribiendo estas líneas.

Una de las cosas que me enamora de Dios es su misericordia. La Biblia dice: “Sin embargo, él tuvo misericordia y perdonó sus pecados, y no los destruyó a todos. Muchas veces contuvo su enojo y no desató su furia.” Salmos 78:38 (Nueva Traducción Viviente). Este versículo ejemplifica exactamente lo que hace la misericordia de Dios, que no nos da lo que merecemos sino que tiene compasión de nosotros.

A veces pienso que Dios nos tiene demasiada paciencia y en ocasiones hasta siento que es injusto que Dios nos tenga demasiada misericordia, pero la verdad es que Dios nos ama con un amor puro y sincero. Cuando Él me ve, mira en mi lo que yo mismo no logro ver. Cuando Dios me ve, me mira con ojos de amor, me ve cómo un hijo suyo necesitado de su amor, un hijo suyo que necesita de su compresión y es por ello que su trato hacia nuestra vida es diferente y es allí donde su misericordia se hace presente.

Jeremías escribía: “¡el fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana” Lamentaciones 3:22-23 (Nueva Traducción Viviente). Leer este pasaje me hace emocionarme, ya que saber cuan grande es su amor y fidelidad me hace sentir especial, me hace sentir amado, pero sobre todo me hace sentir comprendido.

Y es que la misericordia hace comprender que no somos tan buenos como pensamos, que no somos tan perfectos como creemos. Considero que todos los que vivimos en este planeta tenemos errores, áreas de nuestra vida de las cuales no nos enorgullecemos, sin embargo Dios no nos juzga por eso, no nos trata mal, sino que con su tierno amor nos trae a la reflexión para que por medio de Él transformemos nuestra vida.

Considero que nuestro deber antes TANTA misericordia es tratar de vivir una vida agradable a Él, es intentarlo cada día y si fallamos, no cansarnos de intentarlo.

Si bien es cierto Dios es grande en misericordia, considero que debemos ser agradecidos por ello y parte de ese agradecimiento tendría que ser vivir de una mejor forma, tratando de agradar a Dios en lo que hago, en lo que pienso, en lo que hablo.

Tal vez los últimos días te has sentido muy mal porque consideras que lo que has estado haciendo no tiene perdón de Dios. Quizá te sientas mal contigo mismo porque a pesar que tratas de no hacer eso que te avergüenza terminas haciéndolo, sin embargo Dios no esta allí para juzgarte, y si bien pudiera hacerlo, simplemente no lo hace, al contrario, trata de comprenderte, de amarte, de hacerte reflexionar y con amor enseñarte tu error para que de tu mismo corazón y voluntad tengas el deseo de cambiar aquello que pensaste en un inicio que no podrías.

Cuando Dios te ve, te ve con ojos de amor y por consiguiente con ojos de misericordia. A Dios nada le costaría hacer que fuego descienda y nos consuma, sin embargo, en Él prevalece la misericordia, esa que muchos olvidamos cuando juzgamos a nuestros hermanos, pero que Dios nunca la olvida y siempre la pone en práctica.

Dios nos muestra día tras día que creen en nosotros y en lo que podemos llegar a ser en Él, por eso renueva cada mañana su misericordia sobre nuestras vidas, para que entendamos que su amor no tiene limites y que si disponemos nuestro corazón Él puede transformar nuestras vidas.

¡La misericordia de Dios es GRANDE, por eso vale la pena cada día tratar de vivir para Dios!

Escrito el 5 de marzo de 2013

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com  

Un pensamiento en “Misericordia

  1. Daniela

    La verdad es que Dios es amor, es por eso que su misericordia se renueva cada día, y es fiel aún cuando nosotros seamos infieles, en muchas partes de la biblia EL nos manifiesta que con amor eterno nos ama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *