No necesitas tener la culpa para pedir perdón

por | abril 12, 2010

No necesitas tener la culpa para pedir perdón

por Enrique Monterroza

pedir perdon

“Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

Efesios 4:32

El día de hoy leyendo los comentarios que me dejaron en el escrito titulado: “¡Que hablen en mal de mí!”, me llamaba la atención la pregunta de una chica que decía lo siguiente:

“¿Debería pedirle perdón a tales personas a pesar de que yo no les este haciendo nada malo? Es que tengo el deseo de hacerlo pero a la vez no, porque pienso que no debo hacerlo porque yo no soy la que está teniendo malas actitudes sino al contrario estoy siendo yo la agraviada. ¿Qué piensas acerca de esto?”

Lastimosamente no puedo contestar con un escrito todas las preguntas que me hacen, pero esta vez quiero hacerlo debido a que considero que hay muchas personas con la misma interrogante y debido a que yo mismo en algún momento de mi vida me pregunte lo mismo y he aquí lo que hice:

Era el año de 1998 cuando una joven declaro que yo había hecho algo en contra de ella, ¿Qué era lo que había hecho?, pues hasta ahora, 12 años después nunca supe lo que supuestamente le había hecho. Según ella yo había hablado de ella haciéndola sentir mal, algo que nunca hice, pero que ella aseguraba que era así. En ese entonces mis lideres sabían muy bien como era mi comportamiento y ellos estaban seguros que las cosas no eran como la chica decía, pero aun así yo me sentía un poco incomodo, pues no quería que por algo que supuestamente yo había hecho ella se sintiera mal y dejara a de asistir a la Iglesia.

Recuerdo muy bien, ese día luego de llegar de estudiar, me fui a un lugar a solas, ore y le pedí al Señor que me diera la humildad necesaria para ir y pedirle perdón, aun cuando yo no había hecho nada. Recuerdo que mi cuerpo temblaba porque yo antes de venir a Cristo había sido un orgulloso de primera, humanamente no concebía la idea de ir y pedir perdón por algo que no había hecho y mucho menos humillarme delante de esta persona solo por satisfacerla.

Pero el Espíritu Santo que está dentro de mí me redargüía y me hacía sentir que debía ir y pedirle perdón aun cuando yo no tenía la culpa.

Luego de orar por un buen momento, me decidí a ir a la casa de la chica. Recuerdo que toque la puerta y para mi sorpresa fue ella directamente la que pregunto: “¿Quién?”, sinceramente yo esperaba que no estuviera para excusarme de que yo había ido pero ella no había estado, pero no, Dios quería que ella estuviera ahí y que fuera ella personalmente la que respondiera al toque de la puerta. Con un poco de pena y temor a la vez respondí: “Yo, Enrique”, ella rápidamente cambio su voz y me dijo sin abrir antes la puerta: “¿Qué quieres?”, con una actitud repugnante, en ese momento tenía que decidirme entre irme a mi casa sin decir nada, al fin y al cabo yo no había hecho nada malo, pues eran solo inventos de ella, ó enfrentarme a esta situación y pedir perdón por algo que nunca hice, pero que Dios había de bendecirme a través de esa acción.

Tome fuerzas, y le dije que me permitiera hablar un momento con ella; abrió la puerta y con una cara de pocos amigos se dispuso a medio escucharme, cuando tuve el momento adecuado le dije: “Quiero pedirte perdón si he hecho o dicho algo que te daño, no quiero estar así, eres mi hermana y como tal debemos estar bien entre nosotros, se que a Dios no le agrada esto, por eso quiero pedirte que me perdones”, sinceramente en ese momento note que no era el mismo Enrique de antes, Dios estaba cambiando mi vida, El estaba quebrantando mi orgullo que por muchos años había tenido, a la vez estaba sintiendo una paz en mi vida que sobrepasaba mi entendimiento, ella me respondió con una cara entre sorprendida y enojada: “Esta bien te perdono”, esas palabras para mi fueron como un bálsamo, como una grúa que me quito un enorme peso de encima, por fin ¡Era Libre! De esa situación.

Lastimosamente la chica me perdono de labios, pero ella siguió por un tiempo medio enojada conmigo mí, pero a mí me libero completamente. Fue ahí donde comprendí lo siguiente:

1. No se necesita tener la culpa para pedir perdón.
2. El pedir perdón te quita un enorme peso de encima y te hace libre, aun cuando la otra persona quiera o no perdonarte.
3. Al que se humilla, Dios lo exalta. (“Jehová exalta a los humildes, Y humilla a los impíos hasta la tierra”. Salmos 147:6)

Por tal razón este día quiero invitarte a que si en algún momento sientes el hecho de pedirle perdón a alguien, ve y hazlo, pues no se necesita tener la culpa para pedir perdón y si lo haces Dios ha de bendecirte en gran manera, porque eso es lo que Dios quiere para nuestra vida, que tengamos un corazón humilde y sencillo que anhela cada día estar bien con El.

Pueda que algo este robando la paz de tu corazón y es que quizá necesitas urgentemente pedir perdón, por tal razón ve y sumérgete en el rio del Espíritu de Dios antes, luego pídele que te de las palabras indicadas y el momento idóneo para ir donde esa persona no en tus fuerzas humanas, sino en la fortaleza del Señor para pedirle perdón, cuando lo hagas Dios se derramara aun mas en tu vida, porque observara la disposición de corazón que tienes para estar bien con Él y con los que te rodean.

Pueda que la persona a la cual le pidas perdón con sinceridad, no te perdone, pero eso ya no es cuestión tuya, tu parte es ir y pedir perdón, ahí tu serás libre, si la otra persona te quiere o no perdonar, no tiene nada que ver ya contigo, TU HAS HECHO TU PARTE y Dios te premiara por eso.

Para pedir perdón lo único que se necesita, es un corazón humilde y sincero y un deseo ferviente de agradar a Dios.

Escrito el 12 de Abril de 2010

Para www.enriquemonterroza.comwww.devocionaldiario.comwww.destellodesugloria.org

3 pensamientos en “No necesitas tener la culpa para pedir perdón

  1. monica gelvez

    muchas gracias por los devocionales son de mucha bendicion para mi, tuve una situacion muy parecida a esta la persona tambien me perdono de labios y agradesco a DIOS por liberarme de un peso que no me corresponde

  2. anahi maldonado

    wooow es increible como Dios pone sitios como este para hblar a nuestras vidas .. en este mes he tenido problemas con una chika un mi congre … por sitiaciones como la que hablas … pero bueno aqui lo importante es que verdaderamente el dia sabado yo estab muy enoja por que a causa de el “chisme” estoy en diciplina en mi ministerio … pero el domingo pues estando en el momento de alabanza yo le decia a Dios .. que en mi humanidad yo no podia amarla ni perdonarla . que simplemnte no podia .. pero que yo m abandonaba en sus brazos y que por favor reflejara su caracter en mi. pues como yo se que mi Dios es fiel a si mismo lo hizo … llego el momento en que la tuve a mi lado y algo m decia ve y pide perdon .. y yo todavia renegando a pero por que ..jajjaa y nuevamnte volvi a sentirlo y dije beno esta bien Dios pero dame la fortaleza de hacerlo … y ahi tiene a anahi m acerque humildemnte a pedir disculpas aun que yo sabia que no habia sido mi culpa . y cuando me acerque senti el poder de Dios sobre ambas … y mi alma deskanza taaanto que dije … ciertamnte fuiste tu en mi señor … y pues se que Dios tiene la victoria siempre ..

    bendiciones a todos

  3. Erica

    Me encanto el haberme topado con estas palabras que tanta falta me hacian. En los ultimos 10 años mo relacion con mis 2 hermanas no es la mejor, tristemente. Se molestan por mis consejos, por lo que digo y lo que no, si las veo o no, si contesto de alguna manera, si soy sincera…etc etc en fin con ellas es como caminar sobre cascarones de huevo. Siempre eh tenido que ser yo la que las busca para intentar aclarar las cosas y aún así , segun ellas, me equivoco con las palabras que uso…ya me canse! 🙁 mi relacion con ellas esta totalmente rota y me duele en el alma. Es MUY dificil agradarle, no debo decirlo pero yo soy la que siempre ah estado alli para ellas y a la que peor tratan.Piensan que me siento mas que ellas. Hace casi 2 años una de ellas se mudo para España y NADIE me aviso por temor a su reaccion, ella no queria que yo supiera..se fueron todos a despedirla y hasta la fecha no me habla. Tengo 3 hijos , llevo 14 años de casada, 10 de esos años eh mi esposo y yo las hemos apoyado en sus momentos mas dificles pero cuando uno pone un alto, dices no, o no puedes…se rompe todo y asi sogue el patron. Le escribí nuevamente pidiendo disculpa por mis fallas, que la amo, que quiero que sea parte de mo vida y de mos hijos y hasta hoy, jave ya 2 dias no me contesta, fue el dia de su cumpleaños. Ya no se que hacer, jamas me dicen por que se molestaron, le doy vueltas a todos, a los e-mails, nuestras conversaciones…
    Gracias Dios le bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *