Para pelear se necesitan dos

por | marzo 26, 2010

Someteos unos a otros en el temor de Dios

por Enrique Monterroza

“Someteos unos a otros en el temor de Dios.
Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;
porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.
Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo”.

Efesios 5: 21-24

Siempre he dicho que para pelear se necesitan dos. Todos aquellos que estamos casados hemos experimentado en algún momento de nuestro matrimonio alguna discusión en algunos casos talvez un poco fuerte y en otros no tanto. Pero todos aquellos que estamos casados lo hemos experimentado y el que diga que no, entonces es el primer mentiroso de la lista, ya que aun cuando fue algo insignificante como el planchado de una camisa, pero lo hemos tenido.

Ahora bien, ¿Qué pasa cuando esas discusiones son airadas?, definitivamente la voluntad de Dios es que nuestros matrimonios sean bendecidos y el gobernante sea El. Pero hay momentos en los que a uno o a otro se le olvida todo eso, talvez por el arrancon de enojo que tuvo y dijo palabras que luego se arrepentirá de haberlas dicho.

Cuando nos casamos lo hicimos porque amábamos a nuestra esposa, (eso espero) y queríamos vivir toda la vida con ella y formar una linda familia, lastimosamente muchos hombres hoy en día olvidan rápidamente el amor que un día tuvieron antes de llegar al matrimonio. Hay hombres que golpean a sus esposas, otros que las insultan y otros que aunque con palabras talvez no tan exaltadas, pero que dejan un dolor muy grande en las vidas de sus esposas.

Pero también esta la contraparte, aquellas mujeres que no les gusta sujetarse a su esposo, aquellas mujeres que no les gusta quedarse calladas y que responden a cada cosa que su esposo les dice. Esta clase de mujer no esta atendiendo a la Palabra de Dios que habla acerca de estar sujeta a su esposo.

A mi me gusta ser justo y lo mas justo seria que cada uno pudiera sujetarse al otro, ¿Por qué la palabra de Dios dice: “someteos unos a otros”?, simple, porque nos habla que para estar en armonía cada uno tiene que dar su brazo a torcer.

Lastimosamente hay matrimonios que los dos luchan por tener la razón y no les gusta perder, esta clase de actitudes hacen que hallan peleas frecuentes, discusiones airadas y hasta futuros divorcios.

Dios quiere que entendamos que la mejor forma de llevar un matrimonio que agrade a Dios es someterse el uno al otro. Que la esposa no trate de discutir por cosas insignificantes o temas que no tienen importancia y que el esposo sepa que como cabeza de hogar debe de tratar a su mujer como a vaso frágil. Si las dos partes entendieran el rol que Dios quieren que lleven en un matrimonio evitarían muchas discusiones que lejos de bendecidlos están causándoles daños emocionales y hasta espirituales.

Para pelear se necesitan dos, ¿Estas tu en la disponibilidad de pelear o de agradar a Dios?, tu eliges.

Escrito en Diciembre de 2008

3 pensamientos en “Para pelear se necesitan dos

  1. nancy

    el domingo tuve una discusion con mi esposo ambos nos airamos y dije cosas no debia decir y al final lo mismo, el no esta acostumbrado a tener un matrimonio de dias completo sino de tre dias a la semana por lo tanto lo veo doce dias al mes y el dice que para el es normal. Cuando le digo lo que dice la palabra que no es bueno que el hombre este solo, se enoja ayudeme en oracion y hacer la mujer que dios quiere que yo sea independiente DE gracias y Bendiciones

  2. gaby

    Me encanto todo lo que dice. Mejor explicasion no se pudo haver tenido. Bendiciones!

  3. José Leonardo Zapata

    Muy buena palabra….. que bendicion….. espero que para que para que los q la lean sea de mucha bendicion… saludos… desde venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *