Reflexión de Navidad

por | diciembre 23, 2015

Reflexión de Navidad

por Enrique Monterroza

Enrique-Reflexion-de-Navidad

Pensar en estos días en donde todo mundo celebra la Navidad me llevo a pensar en algo en especial.

Primero decir que la Biblia no describe el día especifico del nacimiento de Jesús, lo mas probable es que no nació un 25 de Diciembre como todo mundo lo celebra. La Biblia había desde hace muchos antes profetizado el nacimiento del Mesías y que sería en Belén (“Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.” Miqueas 5:2 (Reina-Valera 1960)), pero no especifico nunca un año, un mes o un día en particular.

Cuando la época que llamamos Navidad se acerca hay de toda clase de pensamientos, desde aquellos que celebran estás fechas, aquellos que no le dan tanta importancia y aquellos que se preocupan por pelear con medio mundo para dejar claro que Jesús no nació en estas fechas.

Yo me pregunto: ¿Importa realmente que día o mes nació Jesús?, pienso que ¡No!, lo importante que es que NACIÓ y que por medio de Él nosotros ahora podemos alcanzar perdón para nuestros pecados.

Yo creo que para Dios mismo no es importante el día o el mes del nacimiento de Jesús, porque si así hubiese sido, Él hubiese especificado el día, mes y hora, pero no lo hizo porque sabe que somos capaces de darle más importancia a esos detalles que al mismo hecho de valorar su nacimiento como principio de la salvación del mundo.

La Biblia dice que Jesús al nacer fue puesto en un pesebre: “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.” Lucas 2:7. La Biblia ni siquiera menciona el lugar exacto de su nacimiento, es decir la dirección exacta del lugar especifico que nació en Belén. ¿Por qué no lo menciona?, porque me imagino que Dios considera que si lo supiéramos haríamos de ese lugar un sitio de comercio y turismo, dándole más importancia al lugar que al hecho de que Jesús nació para darnos vida y vida en abundancia.

Quizá alguien me pregunte: ¿Es bueno o malo celebrar la Navidad?, yo considero que más allá de pelear sobre si celebrar o no la navidad, lo que debemos celebrar cada día es el hecho de que Jesús vino al mundo, nació, creció, desarrollo su Ministerio y murió por nosotros y todo comenzó a través de su nacimiento, si Él no hubiese nacido, ahora estuviéramos perdidos, pero gracias a que nació, creció y murió por nosotros, ahora disfrutamos de una vida que solo Él ofrece.

No pierdas el tiempo en pelear, en contradecir, en tratar de aclarar si es o no bueno celebrar esto o aquello. Que tu corazón este centrado en una sola cosa en especial y es que gracias a JESÚS HOY TENEMOS VIDA.

¿Importa cuando nació?, ¿Importa cómo fue?, ¿Importa el lugar especifico?, ¿Importa la fecha exacta?, pienso que no, lo importante realmente es que VINO AL MUNDO para que el mundo fuera salvo por Él.

Lo importante de Jesús fue lo que hizo por nosotros y eso fue morir en la cruz por nuestros pecados, en sustitución de nosotros, el Justo muriendo por los injustos.

Tú puedes celebrar lo que quieras, pero si Jesús aun no ha nacido en tu corazón, entonces en balde fue su venida a este mundo. A Dios más allá de que celebres una fecha en especifica lo que quiere es que puedas abrir tu corazón para que Jesús entre y nazca en tu vida y con ello puedas recibir la vida eterna que Él tiene preparada para los que creen en Él y confiesan su Nombre.

Hoy quiero invitarte a que el propósito por el que Jesús vino a este mundo se cumpla en tu vida, ¿Cómo?, entregándole tu corazón a Él. Si nunca conscientemente le has entregado tu corazón a Jesús, hoy quiero invitarte a que repitas la siguiente oración junto conmigo:

“Señor Jesús, reconozco que soy pecador, reconozco que tu viniste a este mundo y moriste en mi lugar, hoy te pido perdón por todos mis pecados, me arrepiento con todo mi corazón de todo lo que hice, dije o pensé, reconozco que tu eres Dios y por lo tanto este día te acepto como mi Señor y Salvador personal, toma mi vida y transfórmala, ya no quiero ser el mismo, crece en mi para que yo pueda menguar, pero sobre todo ayúdame a hacer tu perfecta voluntad. Amén”

Si hoy conscientemente y con corazón sincero realizaste esta oración, debes estar seguro que Jesús te ha perdonado de cualquier pecado que hubieses cometido, hoy el propósito por el que Jesús vino a este mundo se ha cumplido en tu vida, pues Él vino para darte vida y vida en abundancia.

¡Jesús nació, creció y murió por ti y por mi! 

Escrito el 17 de Diciembre de 2012

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

Un pensamiento en “Reflexión de Navidad

  1. Pingback: Reflexión para Navidad – ¿Es bueno o malo celebrar la Navidad? | Reflexion Cristiana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *