¿Rendirme?, ¡Jamás!

por | marzo 30, 2014

¿Rendirme?, ¡Jamás!

por Enrique Monterroza

Enrique-Rendirme-Jamas

Una alabanza de mis queridos amigos de Holocausto Gospel de El Salvador titulada “Eres todo” dice en su primer estrofa: “He tenido que llorar, he tenido que sufrir, he tenido que perder, he tenido que creer para poder entender que: sin ti estoy tan vacío, Jesús te necesito, eres todo para mi vida y no seguiré sin ti” (http://youtu.be/pRqYX0AAGRk)

Y es que la verdad que muchos de nosotros fuimos golpeados duramente por el mundo antes de venir a Cristo, muchos lloramos muchos, muchos sufrimos mucho, muchos perdimos cosas que amábamos, pero todo por muy duro que parezca nos hizo entender la necesidad que existía en nuestro corazón de Dios y cuando reconocimos esa necesidad y le entregamos nuestra vida a Jesús todo nuestro panorama cambio.

Nadie dijo que ser cristiano y tratar de vivir para Dios iba a ser fácil, tampoco significa que es difícil, siempre nos enfrentaremos a situaciones que pondrán a prueba nuestra fe.

En ocasiones sentiremos que ya no podemos más, pensaremos en rendirnos, pensaremos en abandonar todo el terreno ganado porque creeremos que las fuerzas se nos ha acabado.

Habrán momentos en los que nuestro ánimo se vendrá abajo y en donde lo único que vamos a querer hacer es alejarnos de todo, cómo que si esa fuera la solución.

Pero aun en medio de las tormentas de la vida, de las tempestades que nos azotan, de los tsunamis que quieran destruirnos y de los terremotos violentos que ataquen nuestra vida, aun y con todo ello debemos seguir confiando en aquel que nos enseño que sin Él nada somos.

Quizá los últimos días tú que hoy me lees has sentido el deseo de rendirte, quizá por tu mente ha pasado una y otra vez ese pensamiento de dejar todo, pero, ¿Sabes una cosa?, Dios te llamo y te restauro para que hoy te rindieras, de ninguna manera, Él te llamo para conquistar y no ser conquistado, para vencer y no ser derrotado, para creer y no dudar, para avanzar y no retroceder.

Hoy quiero invitarte a que por un momento te pongas a pensar todo lo que Dios hizo por ti desde aquel día en el que le entregaste tu vida. Al pensara en ese momento, ¿Te recuerdas como era tu vida sin Dios?, ahora, ¿Cómo ha sido tu vida con Jesús?, estoy seguro que ha sido el mejor tiempo de tu vida, por ello no puedes rendirte porque vale la pena luchar para seguir cerca del Señor, vale la pena luchar y no rendirte, porque Dios se merece todo tu esfuerzo.

¡Vamos! Rendirse jamás será la solución, no puedes rendirte ante la adversidad, si has tropezado y te sientes en el polvo debes levantarte e intentarlo una vez más. Tú fuiste llamado para grandes cosas y todo lo grande tiene un precio y parte de ese precio es soportar la adversidad, es soportar lo difícil, porque sin lucha no hay victoria, y es que la mayor satisfacción de la lucha es saber que no te rendiste y que por consiguiente viste los resultados que esperabas ver.

Todo lo difícil tiene su precio y cuando lo obtenemos nos damos cuenta que valió la pena todo el esfuerzo, porque lo que Dios tenia preparado para ti era mejor de lo que por tu mente paso.

Hoy es un día para que te esfuerces una vez más, hoy es un día para renunciar a esos pensamientos de derrota que te querían llevar a rendirte, hoy es un día de entender que si Dios está con nosotros, ¿Quién contra nosotros?

¡Tú eres un vencedor en Cristo, así que: ADELANTE!

“Por eso me armo de valor, y me digo a mí mismo: «Pon tu confianza en Dios. ¡Sí, pon tu confianza en él!»” 

Salmos 27:14 (Traducción en lenguaje actual)

Escrito el 6 de Marzo de 2013

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

3 pensamientos en “¿Rendirme?, ¡Jamás!

  1. Yessica

    Como todas las noches leo estos devocionales que me encantan! Hoy no fue la excepción, por lo regular siempre te da el devocional del día conforme al dia.
    Ayer precisamente platicaba con mi esposo que dejaría de predicar en la celula porque siento que ya no puedo predicar, las palabras no me salen y me enredo toda. Hoy abrí aquí y me encontré con esto y no deje de leer Hasta el final. Sentí que Dios me hablo al decirme que no me rinda que siga adelante! Lo que más me llamó la atención es que hoy es 30 de Marzo y esta reflexión se escribió el 6 de Marzo por lo regular me hubiera dado el devocional de el viernes pero Dios tenía esta palabra para mi hoy.
    Muchas gracias por estas palabras que Dios puso en su corazón.

  2. Pingback: La fe vence al temor | Celestial106

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *