¿Te has dado cuenta que no eres el mismo?

por | julio 20, 2014

¿Te has dado cuenta que no eres el mismo?

por Enrique Monterroza

Enrique-Te-has-dado-cuenta-que-no-eres-el-mismo

Algo está pasando y no es nuevo, de pronto sin darte cuenta has ido perdiendo el gusto por lo espiritual. Comenzaste descuidando la oración, dijiste: “Mañana lo haré” y fuiste posponiendo algo tan vital para “mañana” sin darte cuenta que todos los días serian mañana. ¡Ya no eres el mismo!

Leías como nadie, te saciabas de la verdad, tu alimento era la Palabra, sin embargo de pronto ya no había tiempo para hacerlo, descuidaste la lectura, ese lindo hábito se fue perdiendo y ahora lo poco que lo haces te cansa la vista y te provoca sueño. ¡Ya no eres el mismo!

Escuchar un mensaje era como renovar tu fe y tus fuerzas, llegabas a sentarte en ese auditórium como un niño esperando escuchar uno de las más fascinantes historias que el mundo pudo conocer, tus ojos brillaban de ilusión por aprender, tu atención estaba centrada a cada palabra, en ocasiones reías, en otras llorabas, era la presencia de Dios ministrando tu vida con Palabra que tocaba fuertemente tu corazón, sin embargo hoy todo ha cambiado, dices que la palabra no fue tan buena, que el predicador no tenia mucho denudo, que el expositor no iba lo suficientemente preparado, cambiaste tu oído humilde por uno crítico, dejaste recibir para dedicarte a juzgar. ¡Ya no eres el mismo!

Servir en lo que sea, pero servir era tu lema, existía en ti un espíritu de servicio tal cual nadie más había demostrado, eras un ejemplo para muchos y admirado por tantos, sin embargo aquello que en un principio era tu delicia se convirtió en una carga, en algo tedioso y fuiste descuidando aquello que anteriormente era lo que más cuidabas, de hacer lo mejor que podías comenzaste a hacer lo que querías. ¡Ya no eres el mismo!

Al principio de conocer al Señor todo tu ser comenzó a cambiar, tu forma de actuar, de conducirte por la vida, tu manera de hablar ya no era igual, ahora todo giraba alrededor de Cristo, eras un testimonio vivo del cambio extraordinario que Dios puede hacer en el hombre, la gente admiraba tu cambio, se podía notar fácilmente que Dios habitaba en tu vida, sin embargo desde hace un tiempo tu carácter comenzó a cambiar nuevamente, el brillo de tus ojos comenzó a apagarse, tu vocabulario comenzó a ensuciarse, tus pensamientos comenzaron a trastornarse y poco a poco has dejado de ser aquel hombre o mujer que antes fuiste. ¡Ya no eres el mismo!

¿Te has dado cuenta que no eres el mismo?

Hoy puedes comenzara de nuevo, antes que nada reconociendo que no eres el mismo, reconociendo que sin darte cuenta fuiste dejando todo lo que provocaba que fueras el hombre o la mujer que llegaste a ser en el Señor.

Si eres consciente que no eres el mismo o la misma deberías reconocer tu actual estado delante de Dios y humillarte a él. Tú sabes que no quieres ser como actualmente eres, tu sabes que prefieres ser como llegaste a ser, ese hombre o esa mujer que amaba a Dios incondicionalmente, ese hombre o esa mujer que vivía en humildad y sencillez, ese hombre y esa mujer que se dejaba ministrar por la presencia de Dios, ese hombre o esa mujer que era muy sensible a la voz de Dios y que en lugar de un corazón de piedra, tenía un corazón de siervo o sierva.

Hoy tienes que comenzar desde el principio, hoy tienes que comenzar a realizar aquellas actividades que hacían de ti un ejemplo para los demás y un orgullo para Dios, no digas que no puedes, no pienses que fracasarás, si un día pudiste, ¿Por qué no ahora?, solo basta que exista la disposición total para hacerlo.

Hoy te animo a retomar aquellos hábitos que hicieron de ti un hombre o una mujer feliz en el Señor, te motivo a no dejarte vencer por los pensamientos negativos que te quieren hacer creer que no podrás o que jamás volverás a ser el mimos, Dios quiere encontrarse en intimidad nuevamente contigo, Él sigue esperándote en los mismos lugares, Él quiere ministrar tu vida y a partir de este día si te lo propones comenzaras a experimentar un nuevo cambio.

¡Vamos! ¡No te rindas! Deja de ser el que no quieres ser, para comenzar a ser el que debes ser, un hijo o una hija de Dios que lo aman y viven para Él.

¡El cambio que Dios tiene para tu vida está en la disposición que tengas para experimentarlo!

“Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová”

Lamentaciones 3:40 (Reina-Valera 1960)

“Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada”.

Filipenses 2:13 (Nueva Traducción Viviente)

Escrito el 25 de Junio de 2013

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *