Te las sabes de todas todas

por | febrero 20, 2010

La importancia de la humildad

por Enrique Monterroza

“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia” Job 38:4
No se porque, pero después de varios años de caminar en el evangelio hay muchas personas que se creen que se las saben de todas-todas. A esa clase de “cristianos” ya no le puedes decir nada, porque ellos ya saben todo, según ellos.
¿Te has topado con alguien así?, a lo mejor ¿Tu eres uno de ellos?, pues en esta reflexión quiero hablar sobre la importancia de ser humildes siempre.
Durante muchos años he visto como amigos míos con dones especiales de parte del Señor han regresado al mundo o se han acostumbrado a una vida cristiana acomodada a su forma de ver las cosas. Cada quien ha hecho su Dios a su conveniencia, con la ultra excusa de que ellos saben muy bien lo que están haciendo y que para buscar a Dios no es necesario ir a una Iglesia.
Lastimosamente para aquellos que les gusta leer la Biblia y saben mucho sobre ella, llega un momento en donde creen que lo que están haciendo es lo correcto y muchas veces NO LO ES.
Hay momentos en la vida en donde cada uno de nosotros hacemos a Dios a nuestra conveniencia, es decir que somos tan capaces de usar versículos bíblicos hasta para defender nuestro acomodo espiritual. A esta clase de personas “cristianas” se es muy difícil reconvenir, porque ellos creen que lo saben todo y que no hay mas nada que poderles enseñar.
Una de las cosas que Dios siempre ha puesto en mi corazón es mantener una vida humilde, aun cuando la gente alrededor quiere exaltarte porque a lo mejor Dios ha depositado un lindo don en ti, tienes que mantener los pies espirituales sobre la tierra. A lo mejor sabes mucho de la Biblia porque has estudiado en un Instituto Bíblico, pero eso no te da derecho a creer que te las sabes de todas-todas.
La mayoría de estudiantes de Institutos Bíblicos les es difícil ser ministrados en una predicación, porque están mas pendientes de los errores teológicos, doctrinales u homiléticos que el predicador puede cometer que de anhelar una Palabra de Dios para sus vidas.
Si tu eres una de esas personas que crees que te las sabes de todas-todas y que nadie puede decirte nada de la Biblia porque tu ya lo sabes, pues a ti quiero decirte que si tanto sabes de la Biblia ¿Dónde esta la humildad que debes tener?, Jesús dijo: “Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón”, ¿Dónde esta la humildad de corazón?, te aseguro que te sabes quizá toda la Biblia, pero no has entendido que es la Humildad de Corazón.
La humildad de corazón tiene que ver con mantener los pies sobre la tierra, es algo profundo que nace de un corazón entregado a Jesús, de un corazón que anhela hacer la voluntad de su Padre, ese corazón es motivado por ese amor incomprensible a ser humilde todo el tiempo, a no tener mayor concepto de si mismo, que el que debe tener, a ver a los demás como mayores sin caer en el error de menospreciarse a si mismo, esa humildad de corazón solo puede emanar de una vida que anhela cada día que Dios le enseñe mas, que se goza en alabar al Señor, que siempre tiene dispuestos sus oídos a ser ministrados por una palabra que Dios pueda enviar, no poniéndose a ver quien es el que la esta diciendo, sino la verdad que encierra esa palabra.
Amigo mío, Dios le decía a Job: “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia”, en pocas palabras: Tu no lo sabes todo, aun cuando te creas el que lo sabe, NO LO SABES.

Es mejor un corazón humilde que un espíritu altivo, porque el corazón humilde siempre será ministrado, mas el espíritu altivo será retenido por su misma altivez.

Escrito en Noviembre de 2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *