Aprovecha la oportunidad

por | enero 20, 2016

Aprovecha la oportunidad

por Enrique Monterroza

Enrique-aprovecha-la-oportunidad

Basado en Marcos 10:46-52 (Nueva Traducción Viviente)

Era un día como otro para Bartimeo, aquel hombre conocido por el pueblo como “el ciego”, aquel hombre que se sentaba junto al camino para mendigar, sin embargo nadie se imaginaria que ese día a pesar que comenzó como cualquier otro sería el día de su milagro.

Sentado en el mismo lugar de siempre, mendigando esperando que alguien se apiadara de su ceguera y le regalara unas monedas oyo que Jesús aquel hombre del que había escuchado que hacia milagros estaba cerca.

A pesar que Bartimeo no podía ver, tenia un buen oído, seguramente había escuchado como Jesús había sanado a muchos enfermos y había realizado milagros, entonces seguramente pensó rápidamente que ésta era su oportunidad por lo cual recurrió a lo único que tenia: su voz. Era ciego, a lo mejor despreciado por su impedimento y mal visto, sin embargo nada evito que el comenzara a dar gritos utilizando la frase: “«¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!»”. Muchos comenzaron a callarlo, pero él en lugar de callar gritaba aun más fuerte.

¿Qué hubiéramos hecho nosotros en los zapatos de Bartimeo?, ¿Hubiéramos creído que había un milagro esperándonos?, ¿Hubiéramos gritado insistentemente?, Si nos callasen, ¿Seguiríamos gritando aun más fuerte?

En la vida nos encontramos con situaciones similares a la de Bartimeo, estamos allí sentados en lugar de siempre, con nuestros mismos problemas de siempre, sin embargo Jesús se pasea cerca de nosotros, pero la mayoría estamos tan acostumbrados a nuestros problemas que creemos que ya no hay una solución, lejos de aprovechar la presencia de Dios la dejamos pasar, lejos de gritar para implorar la intervención divina, callamos y nos acostumbramos a la vida que llevamos sin darnos cuenta que Dios quiere obrar en nuestra vida al ver nuestra insistencia porque eso ocurra.

La insistencia de aquel ciego que estaba siendo silenciado por los que lo miraban de menos llamo la atención de Jesús quien lo llamo, de un salto se levanto, tiro aun lado su abrigo y se acerco a Jesús. Yo creo que cada paso que Bartimeo daba hacia Jesús era un paso de fe segura que lo hacia ver cada vez más cerca su milagro. No creo que Bartimeo dudara de lo que iba a ocurrir, al contrario, considero que desde el momento que se puso de pie y tiro su abrigo sabia lo que ocurriría.

Jesús le pregunta: “¿Qué quieres que haga por ti?”, Bartimeo responde: “Quiero ver”, y Jesús le responde literalmente de la siguiente manera: “Y Jesús le dijo: —Puedes irte, pues tu fe te ha sanado. Al instante el hombre pudo ver y siguió a Jesús por el camino” Marcos 10:52 (Nueva Traducción Viviente).

Me llama la atención dos cosas de este pasaje bíblico, la primera: Jesús le dice: “tu fe te ha sanado”, más allá del poder ilimitado de Dios debe existir una fe segura en todo aquel que busque un milagro de Dios, pues es la FE la que provoca esos milagros. Lo segundo: Jesús le dice: “Puedes irte”, sin embargo la escritura narra lo que hizo Bartimeo: “y siguió a Jesús por el camino”, Jesús le da la opción de irse a disfrutar de su milagro, sin embargo el hombre decide en lugar de alejarse, seguir a Jesús. ¿Qué hacemos nosotros al recibir un milagro del Señor?, ¿Nos alejamos satisfechos ya por lo que Dios hizo o como agradecimiento a lo que Él hizo decidimos seguirlo?

Es hora de aprovechar las oportunidades diarias que se nos presentan, es momento de activar la fe que nos llevara a ver milagros en nuestra vida.

Cuando te acercas a Dios, él quiere que te acerques confiado en que Él tiene las respuestas que necesitas, Dios no quiere que dudes, él quiere que confíes ciegamente en Él y en lo que es capaz de hacer.

La Biblia dice: “Así que, cuando tengamos alguna necesidad, acerquémonos con confianza al trono de Dios. Él nos ayudará, porque es bueno y nos ama.” Hebreos 4:16 (Traducción en lenguaje actual).

Quizá hoy te encuentres en el mismo lugar de siempre, allí mendigando tu problema, tan acostumbrado a eso, Jesús está cerca, se puede escuchar como está haciendo milagros sorprendentes, entonces, frente a este panorama tienes dos opciones: quedarte sentado acostumbrado a la rutina de tu día a día o hacer algo diferente, activar tu fe, rogar por un milagro e insistir hasta llamar la atención del Señor y cuando eso ocurra ir corriendo hacia Él confiando plenamente que encontrarás la respuesta que necesitas.

¡Que tu fe sea la llave que abra las puertas de las respuestas que necesitas!

Escrito el 24 de Junio de 2013

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

3 pensamientos en “Aprovecha la oportunidad

  1. Daniela

    ¡Que tu fe sea la llave que abra las puertas de las respuestas que necesitas!

    amen

  2. damaso ncastillo

    HOLA PASTOR QUE GRATO PARA MI PODER LEER Y APRENDER DE SUS ENSEÑANZAS GRACIAS Y QUE DIOS LO COLME DE BENDICIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *