Me das seguridad

por | enero 20, 2014

Me das seguridad

por Enrique Monterroza

Enrique-Me-das-seguridad

“Tú eres mi Dios,
eres todo lo que tengo;
tú llenas mi vida
y me das seguridad.”

Salmos 16:5 (Traducción en lenguaje actual)

Que lindo es levantarse y confiar plenamente en que en Dios estamos seguros. Y es que a veces vamos por la vida temiendo lo que todavía no ha pasado y nos olvidamos que si Dios está de nuestro lado no hay nada que temer.

La seguridad que Dios nos da es total, a Dios no se le escapa ningún detalle, Él siempre vela por nosotros, siempre está atento a nuestras necesidades y a pesar que muchas veces pasamos por experiencias muy difíciles, no hay duda que Dios sigue estando a nuestro lado.

Pensar en la seguridad que Dios nos da, nos debería permitir vivir tranquilos, tranquilos de que pase lo que pase Dios tiene todo bajo control y que nuestra garantía de victoria es su presencia en nuestra vida.

El salmista David reconocía la seguridad de Dios en su vida, por eso escribió los versos que al inicio leímos, pero también dijo lo siguiente: “Yo siempre te tengo presente; si tú estás a mi lado, nada me hará caer.” Salmos 16:8 (Traducción en lenguaje actual). Que lindo es que nosotros pudiéramos decir lo mismo frente a cualquier situación que estemos enfrentando, que lindo es tener ese seguridad de protección que brinda el Señor.

¿Por qué no declaramos lo que dijo David?

¡Si tú estás a mi lado, nada me hará caer! 

Hoy te invito a descansar en la seguridad de que Dios tiene todo bajo control, porque Él es quien gobierna tu vida, a Dios nada se le escapa, Él siempre ha tenido todo bajo control, y aunque muchas veces las situaciones que te rodean te han hecho pensar que todo esta sin control, la realidad es que Dios tiene todo bajo control.

Dios es quien te cuida, Él es quien te protege, Él es quien tiene la última palabra en cada situación, por lo tanto ¡Descansa!, ¡Confía! Y sobre todo ¡Gózate en su soberanía!, porque Dios está de tu lado.

“Por eso estoy muy contento,
por eso me siento feliz,
por eso vivo confiado.
¡Tú no me dejarás morir
ni me abandonarás en el sepulcro,
pues soy tu fiel servidor!
Tú me enseñaste a vivir
como a ti te gusta.
¡En tu presencia soy muy feliz!
¡A tu lado soy siempre dichoso!”

Salmos 16:9-11 (Traducción en lenguaje actual)

¡En Dios estás seguro! 

Escrito el 20 de Enero de 2014

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *