No me preocupo

por | enero 21, 2016

No me preocupo

por Enrique Monterroza

Enrique-No-me-preocupo

“¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?”

Mateo 6:27 (Reina-Valera 1960)

Hay gente que no puede entender cómo es que nosotros los cristianos no nos preocupamos al extremo por las cosas. Y es que a veces podemos estar pasando por situaciones que a cualquiera le roba la sonrisa y sin embargo seguimos sonriendo.

Y es que nosotros que hemos nacido de nuevo hemos comprendido que no se trata de lo que nosotros podemos hacer, sino de lo que Dios puede y quiere hacer.

No hablo que sea malo preocuparse, no, de hecho todos nos preocupamos en algún momento por mucho conocimiento de la Biblia que tengamos o por mucha fe que tengamos en lo que esperamos que Dios haga, pero hay una diferencia enorme cuando comprendemos que hay cosas que por más que nos preocupemos están fuera de nuestro alcance solucionar, es allí cuando lo único que podemos hacer es confiar sin preocuparnos.

Yo siempre me he preguntado: ¿Qué gano con preocuparme al extremo?, ¿Qué gano con preocuparme a tal punto que el sueño se me vaya?, ¿Acaso con preocuparme voy a solucionar ese problema que desde el punto de vista humano es insolucionable?, entonces, ¿Por qué me voy a preocupar al extremo?

Preocuparse al extremo solo acarrea más carga, desanimo, frustración y hasta enfermedades físicas y es que muchas veces nos preocupamos a sabiendas que no podemos hacer nada por solucionar ese problema.

Cuando estés frente a un problema de esos que humanamente no tienen solución, simplemente ¡No te preocupes!, porque, ¿Lo solucionaras preocupándote?, en su lugar confía en Dios y sonríe, que Él vea la confianza total que hay en ti de que es su turno de actuar.

Y es que cuando las cosas se salen de nuestro control es momento de cederle el lugar a Dios, es tiempo de permitir que Él se manifieste en eso que para nosotros era imposible de solucionar, es allí en esos momentos en donde conocemos a Dios más de cerca y a su poder.

¿Qué es lo que te preocupa este día?, ¿Lo puedes solucionar preocupándote?, ¿Lo vas a solucionar llorando o quejándote?, ¿Lo vas a solucionar enojándote?, ¿Lo solucionaras entristeciéndote?, entonces si ninguna de esas actitudes es la fórmula para solucionarlo, entonces ¿Por qué estas actuando de la manera que lo estas haciendo?

Hoy quiero invitarte a confiar en Dios, a no preocuparte del mañana, a estar seguro que Dios no te desamparará, no dejará y que Él obrará en esa situación que se ha escapado de tus manos.

Hoy es un hermoso día para que sonrías, regálale una sonrisa a Dios como muestra de tu confianza en Él. En lugar de llorar, sonríe, en lugar de preocuparte, alaba a Dios, en lugar de quejarte, agradece, en lugar de enojarte, adóralo y entonces todo tu panorama cambiara y tu misma fe y confianza en Dios hará que Él mueva su mano poderosa a tu favor.

¡No te preocupes, en su lugar confía en Dios y sonríe!

“Mas yo en ti confío, oh Jehová;

Digo: Tú eres mi Dios.

En tu mano están mis tiempos;

Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores.

Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo;

Sálvame por tu misericordia.” 

Salmos 31:14-16 (Reina Valera 1960)

Escrito el 19 de marzo de 2013

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Autorizado para publicarse simultáneamente en: www.devocionaldiario.comwww.enriquemonterroza.com y http://reflexionesydevocionales.blogspot.com

Un pensamiento en “No me preocupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *